lunes, 24 de junio de 2013

LOS DISCOS DE 1969. Led Zeppelin.




LED ZEPPELIN I
1969




En 1968 se produjo una desbandada en The Yardbirds, la legendaria banda sicodélico-blusera y Jimmy Page, uno de los miembros de más reciente ingreso, hizo práctica el famoso dicho: "A río revuelto, ganancia de pescadores" y se quedó con los derechos sobre el nombre del grupo, con la idea de refundarlo y mantenerlo en circulación, el plan era llamarlo "The New Yardbirds" y la base serían él y otro prófugo del legendario grupo, Jeff Beck el también guitarrista superdotado como el propio Page, en algún momento hasta Keith Moon se apuntó para la empresa y se llegó a hablar de reunir a un "supergrupo" con puros miembros de la realeza del rock británico.

Pero como todo esto quedó en sueños, Page se dió a la tarea de reclutar a nuevos miembros, fueran famosos o no; el primer recluta fue John Paul Jones, quien había trabajado sobre todo como músico de sesión y Page lo conocìa porque alguna vez trabajaron juntos en un disco de Donovan (Sunshine Superman), el interés principal de Jimmy Page era encontrar un cantante que tuviera las habilidades necesarias para interactuar con los sonidos de su guitarra y puso los ojos en Steve Marriott de los Faces, pero como no estaba disponible, preguntó aquí y allá, hasta que le recomendaron a Robert Plant, fue a verlo en una actuación y de inmediato supo que era el cantante que necesitaba.

Del mismo modo, de contacto en contacto llegó hasta John Bonham, un baterista que le produjo la misma impresión que Plant, tener cualidades sobresalientes y encajar en la idea de música que rondaba su cerebro y deseaba empezar a tocar y grabar, así que casi sin conocerse, empezaron a tocar las piezas que Page tenía enlatadas, que alguna vez pensó grabar con los Yard o para sus propios proyectos y así nació la banda llamada a revolucionar al rock, provisionalmente llamada The New Yardbirds y muy pronto rebautizada como Led Zeppelin.

El disco se grabó en 30 horas y con un contrato insólito para una banda que hacía su disco debut, en Atlantic y con condiciones sumamente ventajosas, que hicieron que la prensa radical acusara a Page de mercenario, el repertorio elegido por el inobjetable líder, estaba formado por sus composiciones, viejos blues clásicos, canciones "folk" norteamericanas, una vieja pieza que interpretaba Eddie Cochran, una canción del folk inglés transformada hasta lo irreconocible y todo, en un nuevo contexto.

Un contexto furioso y volcánico que empezaba con la devastadora batería de Bonham, metiendo ruido, ritmo y direcciones diversas; la hiriente, lamentosa o fina guitarra de Page y la voz inédita en el rock de Robert Plant, quien se convirtió en el paradigma del canto metalero, ¿cuántos "plantitos" vinieron después a engrosar las filas del heavy?, difícil saberlo y para completar, la exacta e indispensable participación de Jones en bajo y teclados, aportando los contenedores, el necesario otro extremo que también fue desde entonces un sello del Zep.

El disco salió a la venta en enero de 1969 y en pocas semanas estaba entre los diez más vendidos en ambos lados del Atlántico, la crítica se dividió entre los que aclamaban a la nueva revolución del rock mundial y los que los acusaban de armar un disco con una gran cantidad de pequeños "hurtos" que estaban en todo momento y que reflejaban el enciclopédico conocimiento que Jimmy Page tenía del rock, el blues, la música folk y mucho más.

Pero el caso es que, Led Zeppelin I, marcó nuevos senderos, inauguró una nueva época, fue el acta de nacimiento de una de las más grandes leyendas del rock y se convirtió en clásico instantáneamente, uno de esos discos atemporales, tan vigente hoy como hace 45 años.

























Publicar un comentario