viernes, 28 de febrero de 2014

LOS DISCOS DE 1969. Stand up.



JETHRO TULL
"Stand Up"
1969




Si "This Was" es una obra maestra del blues-rock británico, "Stand Up", no es su continuación y esto resulta raro en una banda que empezaba su carrera; ¿por que no seguir con algo que era popular, innovador y podía ser explotado un rato más? Parece que la respuesta es que Ian Anderson tomó el control total del concepto Jethro, componiendo, arreglando y diseñando, paso a paso uno de los "sounds" o conceptos musicales más originales de toda la historia del Rock.

El delicioso blues a lo Jethro que distingue al álbum debut de la banda ya no aparece o está perfectamente camuflado, en cambio, hay muchos elementos variados y de diversos orígenes amalgamados por la mente libre y creativa de Mr, Anderson: el folclor celta ocupa mayores espacios, la música de cámara se revela como influencia importante, la cosmovisión que reflejan las letras, con raíces en el folclor, el costumbrismo, los mitos y un mundo mágico desaparecido por la irrupción de la sociedad industrial y urbana, son todos elementos que en este disco definieron al Jethro Tull histórico.

Hay joyas como "Fat Man" donde Anderson toca una mandolina, instrumento totalmente inusual en el rock, una especie de balada tradicional tocada solo con la mandolina, percusiones y la voz, extraordinaria y novedosa; está también "Bourée", que es la Bourée en Do menor de J.S. Bach, con un tratamiento de Jazz-rock y no aparecido en el rock antes, la flauta de Anderson, virtuosa y emotiva, apoyada solo por una sección rítmica de bajo y batería que le imprimen su sello contemporáneo.

En "Stand Up" está también una canción llamada "We used to know", que no tuvo gran trascendencia, a pesar de ser una gran canción, hasta que The Eagles, banda norteamericana que alguna vez fue "telonera" del Jethro en sus giras por norteamérica, la recicló, para no decir que la plagió y la convirtió en la célebre "California Hotel". Anderson nunca inició acción legal contra este plagio y tuvo la gentileza y caballerosidad de sólo denunciarlo y aún considerarlo un tributo, ¡bofetada con guante blanco!, pues finalmente el Hotel California fue un fenómeno y éxito en el nivel planetario.

El resto del disco está lleno de sorpresas y piezas de extremo preciosismo que habrían de aparecer reiteradamente en la historia de la banda, "Reason for waiting" es una de ellas y favorita de quien escribe, pero en general es un disco muy parejo en su calidad y es difícil distinguir las mejores partes, el primer gran disco clásico de una banda clásica.

Y por último, otro aspecto para destacar, es la ilustración de la funda, una ilustración de James Grashow, quien era conocido como ilustrador de libros para niños e hizo un diseño que también contribuyó a esa gran revolución que significaron las portadas de los discos de Rock.




Publicar un comentario