miércoles, 19 de mayo de 2010

INVITADOS.El Rey.


EL REY.
Por The Retro Girl.



Otra invitada de honor al festejo de "Los Sueños" es The Retro Girl, lectora y comentarista del blog , quien a su vez hace "Textos Mágicos y Misteriosos", supongo que nació en los noventas, pero es beatlemaníaca y amante de la música de los sesentas y setentas y juro que sabe del tema.Vean la calidad de pluma de la Retro y sigan su blog.


Yo sé bien que estoy afuera pero el día en que yo me muera sé que tendrás que llorar.

Hoy en la mañana una canción me hizo llorar.

La canción era “Love me tender” y, en parte a que he estado muy sensible estos días, debido a la letra y a la magnífica voz que la cantaba con tanto sentimiento… se me salieron unas cuantas lágrimas.

El encargado de ponerme tan ridículamente sensible fue nada menos y nada más que Elvis Presley, Elvis, el GRAN Elvis, o simplemente: el Rey.

Escribo este artículo para expresar unos cuantos pensamientos acerca de este gran hombre que, definitivamente, marcó un hito en la historia de la música.

Hace ya 32 años, el 16 de agosto de 1977 se fue al cielo de diamantes un magnífico cantante y un gran artista. Las drogas se encargaron de llevárselo.


Espero que existan personas que lean este artículo y sean capaces de recordar qué fue lo que sintieron cuando se enteraron de la noticia.

Yo sé que hubo gente que sí lloró, otros se contuvieron y hasta hubo pocos que ni les interesó, argumentando que el verdadero Elvis había muerto desde que empezó a engordar y dejó de ser un símbolo sexual.

Como sea, su muerte significó un gran luto en el mundo musical y es justo que después de tantos años aún se le siga recordando como un ícono de la música popular.

Para jóvenes de mi generación (y que conocen y aprecian el buen rock) Elvis tiene un lugar importante en su memoria.

Claro está que la historia de este hombre muestra prácticamente una metamorfosis en su persona y, por consiguiente, en su fama.

Tuvo su periodo de decadencia, de vergüenza para su fans. ¿Quién se iba a imaginar que Elvis la pelvis terminara convertido en un sujeto obeso, con dificultades para respirar durante las canciones y para recordar la letra?

Eso, a mi parecer, debió de significar que su final estaba cerca. En este punto Elvis estaba muy lejos de aquel joven de mirada brillante y cabello negro peinado de forma tan característica.

Estaba lejos…sin embargo, ahí seguía, en plena década de los 70s, como un sobreviviente de la época dorada del rock n roll.

Y definitivamente, el día que murió, todo buen rockero supo que tendría que llorar.

Dirás que no me quisiste, pero vas a estar muy triste y así te vas a quedar.

Para los que argumentaron que Elvis murió desde que se separó de su esposa, en 1973, puede que su muerte definitiva no haya significado gran cosa.

Pero…seamos honestos, no me digan que no lo extrañan.

¿Se imaginan si Elvis siguiera vivo? Tendría 74 años y sería un auténtico mito viviente.

¿Le gustaría el rap? ¿Aún podría cantar? ¿Hubiera producido a otros artistas? ¿Cuántos Grammys le habrían dado? ¿Viviría aún en Graceland? ¿Le hubiera gustado que su hija se casara con Michael Jackson? ¿Qué hubiera dicho sobre la muerte de John Lennon?

Definitivamente, todas estas preguntas jamás serán contestadas y es una verdadera lástima que se nos fuera hace ya tanto tiempo.

¿No creen que hubiera sido realmente interesante tenerlo todavía entre nosotros?

Es que él era un gran artista, tenía algo que nadie antes había aportado al mundo musical, y su voz… ¡su voz! Un verdadero regalo para nuestros oídos.

Un blanco que cantaba como negro.

Sin Elvis Presley, muchos grupos y artistas no hubieran existido. Él fue la inspiración que necesitaban personas como Robert Plant, Bono, Bruce Springsteen y los Beatles.

Yo sé que todos aquellos que entendemos su importancia y su influencia seguimos muy tristes de haberlo perdido… y así nos vamos a quedar.

Una piedra en el camino me enseñó que mi destino era rodar y rodar.

Permítanme hacer una breve reseña histórica de la vida de este gran artista:

Elvis Aaron Presley nació en Tupelo, Misisipi el 8 de enero de 1935.

Hijo de Vernon y Gladys Presley, tuvo un hermano gemelo que murió al nacer. La infancia de Elvis fue dura hasta que su familia se mudó a Memphis. Su padre le compró su primera guitarra al cumplir 10 años.

En 1954 grabó un disco con dos temas en los estudios Sun Records, My Happiness y That's When Your Heartaches Begin. El propietario de la compañía, Sam Phillips, lo contrató para grabar un disco. Con éxito en Memphis y en algunos lugares del sur de los Estados Unidos en 1955 llegó el Coronel Tom Parker quien trasladó a Elvis a la discográfica RCA.

Ahí las cosas le fueron muy bien a este guapo muchacho, quien grabó Heartbreak Hotel y llegó al número uno de las listas. Imagínense, para aquella época la forma de moverse de Elvis era una abierta invitación sexual que escandalizó a los mayores, aunque a los jóvenes les encantó. Acuérdense que en el Show de Ed Sullivan, lo enfocaron sólo de la cintura para arriba. Antes de que la milicia lo llamara a sus filas, alcanzó once números uno seguidos y protagonizó cuatro exitosas películas.

Nada mal.

Entre 1958 y 1960 estuvo haciendo su servicio militar allá por Alemania. Lo bueno de todo fue que conoció a una bella chica que se convertiría en su esposa, Priscilla.

Su regreso fue todo un acontecimiento, al lado de Frank Sinatra. Claro está que le dieron su buena lana a Elvis.

Llegan los vertiginosos años sesenta, y Elvis se vuelve actor y participa en varias producciones… pues… bueno, algunas bastante prescindibles.

Otra época era, otros artistas estaban en los cuernos de la luna y así Elvis conoce a los reyes de aquel entonces, los cuatro muchachos de Liverpool. La esperada reunión se da en la casa de Elvis en Bel-Air, año 1965.

Ya desde un año antes, Elvis comenzó a rodar cuesta abajo en la popularidad que ostentaba.

Se casa con su querida Priscilla en 1967 y al año siguiente nace su única hija. (Ahhhhhhhh!)

La racha de descenso se termina en el 68 cuando hace su Comeback Special y al año siguiente se presenta en la ciudad del pecado, o lo que es lo mismo, Las Vegas.

Metiéndose en rollos presidenciales, visita en el 70 a Nixon en su casita blanca.

Nota curiosa: hablan sobre la influencia de las drogas en la juventud. (JA!)

En el 73 se divorcia oficialmente, pero la depre le duró toda su vida.

Se retira a Hawaii haciendo el primer concierto televisado vía satélite en la historia.

Consume drogas, come demasiado….rueda cuesta debajo de nuevo.

Su último concierto lo da en 1977 en Indianapolis.

El 16 de agosto de ese mismo año… Elvis muere en Memphis.

Después me dijo un arriero que no hay que llegar primero, pero hay que saber llegar.

El secreto de trascender generación tras generación y ganarse un lugar importante en la historia musical no es ser el más gandalla, el que tiene más contactos, sino el más auténtico y original.

Es saber aprender de las derrotas y seguir adelante.

O simplemente, tener algo diferente que te garantice la permanencia en la memoria colectiva.

Para mí, Elvis significa una leyenda, un mito cultural.

Y sé que no sólo para mí, sino para todos aquellos que saben apreciar la buena música.

No hay que llegar primero al estrellato, hay que saber llegar a ocupar un lugar en la pared de las leyendas. Y Presley tuvo su lugar desde que grabó Heartbreak Hotel.

Con dinero y sin dinero, hago siempre lo que quiero y mi palabra es la ley.

Si ya he mencionado su etapa de decadencia, regresemos a los buenos tiempos.

Recordar a EL REY no es que evoquemos aquellas lamentables imágenes donde cantaba Unchained Melody y se sofocaba tratando de alcanzar las notas altas.

¡NO! no se trata de eso.

El rey merece respeto.

En su buena época, en su edad dorada (y no me critiquen de cursi porque TODOS tenemos nuestra edad dorada en la vida) era la juventud y la vitalidad personificada.

Aquel magnífico video de Jailhouse Rock donde viste como presidiario y se desliza por un tubo cuesta abajo, para efectuar una coreografía inolvidable, es ya un clásico y ha sido imitado varias veces (en recientes fechas, hasta por Eminem, háganme el maldito favor).

Sus canciones han sido covereadas millones de veces y aquel que se jacte de poseer una voz prodigiosa, que me cante It’s now or never como la cantaba él y luego hablamos.

Aquel joven guapo, brillante, maravilloso, censurable (para las buenas conciencias), inteligente y agradable será el Elvis que todos podemos recordar.

Hizo siempre lo que quiso y sus canciones ¡eran la ley!

No tengo trono ni reina, ni nadie que me comprenda, pero sigo siendo el rey.

No por nada, aunque incomprendido y a veces odiado, Presley ostenta su título de nobleza después de 32 años de abandonar este mundo.

Tenía algo diferente que atrajo la atención y lo catapultó al estrellato. Sigue vendiendo discos como si fueran pan caliente y sus canciones se escuchan todavía en la radio.

Así como el sueño de todos los niños es visitar Disneylandia, el sueño de muchos rockeros y conocedores es visitar Graceland.

Sé que lo dicho aquí tal vez no sea muy vasto o profundo, pero simplemente quise dar a conocer un texto que hablara de mi admiración por aquel blanco que cantaba como negro y que movía la pelvis con tanto ritmo.

Es una leyenda, es un ícono, es un mito, es un símbolo, es una marca, es un legado…

Es… ¡Elvis Presley, damas y caballeros!

Y sigue siendo EL REY.






Publicar un comentario