jueves, 8 de septiembre de 2011

ROCK MEXICANO. Bandido.




BANDIDO..
"Bandido".
1973.


 

A principios de los setentas había en México varias bandas de rock que tenían como modelo y ejemplo al jazz-rock que estaban haciendo en Estados Unidos muchos grupos y en Inglaterra unos cuantos, una de éstas agrupaciones era Bandido, formada en 1971 en Guadalajara, Jalisco, con músicos que ya habían estado en otros grupos y que contaban con gran experiencia, al juntarse lograron un sonido que estaba indiscutiblemente influido por el mencionado Jazz-rock pero sobre todo por Blood, Sweat and Tears.

Cuentan las crónicas de la época que un día, Francisco Guerrero, conocido entre la banda rocanrolera como "Kiko" propuso a sus compañeros trasladarse a la Gran Chilangotitlán (Cd. de México), para tener más espacios donde tocar y mayores opciones de grabar un disco, su debut oficial, el que quedó registrado en los anales de la Historia fue en el Teatro del Ferrocarrilero, muy cerca de mi querido barrio Tlatelolco, después y gracias a ésta presentación, fueron invitados al Festival de Avándaro, mítico festival que suele ser considerado como "el Woodstock Mexicano".



La música de Bandido era de excelente calidad, la base rítmica impecable, los arreglos de metales complejos y creativos, los teclados, no le pedían nada  a los de los grandes tecladistas gringos y el cantante "Kiko", tenía un timbre extraordinariamente parecido al de David Clayton Thomas, el vocalista canadiense de Blood, Sweat and; Tears y por si fuera poco, todas las canciones que componían, tenían letra en inglés, por aquella creencia, muy en boga en esos tiempos de que el rock sólo podía escucharse bien en ese idioma.

En 1972, grabaron un EP con "El Tema de Bandido" y "Freedom Now" y para el año siguiente, el LP. que aquí comentamos, una joya de la discografía roquera mexicana, con una banda que para muchos críticos e historiadores es la mejor de la historia o en el peor de los casos está entre las tres mejores, un disco que pudo haber tenido trascendencia mundial, si no hubiera sido por el pequeño pecado que a la distancia histórica se convierte en gran pecado, de parecerse demasiado a los que grababa Blood, Sweat and Tears.






Publicar un comentario