jueves, 7 de junio de 2012

Los Discos de 1970. Future Blues.



CANNED HEAT.
"Future Blues"
1970.



 
Canned Heat es una de mis bandas favoritas de toda la vida, por ella descubrí al Blues, sí, antes de haber escuchado a ningún bluesman negro, descubrí al Heat y la revelación fue abrumadora: el ritmo poderoso, las formas de manejar el tempo y diversos ritmos, las contrastantes voces de sus cantantes, los solos de armónica y algo más que no era la suma de lo mencionado, sino un sonido global que trascendía a las partes.

Como buen fan que iba siendo, me informé sobre cada uno de los integrantes: la contrastante dupla de cantantes y compositores, Bob Hite, el gigante obeso de voz atronadora y Alan Wilson, el menudo y tímido hombrecito con voz casi infantil; Larry Taylor, el bajista excepcional que sin duda era el mejor bajista blanco de blues; Adolfo de la Parra, el baterista y del que me enorgullecía, por ser nativo de mi amada ciudad de México y el maestro de la guitarra líder Henry Vestine quien venía de tocar con Frank Zappa.

1970 fue un año muy productivo para Canned Heat, además de "Future Blues", sacaron al mercado un disco en vivo llamado "Live in Europa" y el muy célebre "Hoocker 'n' Heat", álbum doble con John Lee Hoocker que revivió la carrera de éste e hizo que las nuevas generaciones se interesaran en él, pero antes de esta tripleta, ya se habían publicado cinco discos, es decir que, de novatos no tenían nada.

En su discografía había de todo, discos muy parejos y creativos, álbums experimentales no del todo afortunados y piezas que fueron grandes éxitos (Going up the country, On the road again, Refried Boogie), pero sobre todo había un espíritu revolucionario, tocaban el viejo blues, el intocable y sagrado blues, pero trataban de darle una nueva vida, orientación y sonoridad, eran los revolucionarios del conservador blues, la parte americana de esa rebelión que había empezado en el Reino Unido y que encabezaban Cream y John Mayall.

Para la grabación del disco tuvieron que buscarle sustituto a Vestine, quien dejó al grupo temporalmente, el reemplazo fue Harvey Mandel, guitarrista de primera que estuvo en la lista de candidatos para suplir a Mick Taylor en los Rolling Stones y fue el último disco que grabó Alan Wilson, pues murió mientras se grababa el disco con Hoocker, unos meses después de concluido el Blues del Futuro.

A mí me gustan todos los discos del Heat, pero este más que ningún otro: tiene un equilibrio perfecto entre las piezas tomadas de prestado y las composiciones de Hite y Wilson, todas las últimas, obras de la madurez que ya habían alcanzado; las voces suenan llenas de feeling, fuerza y colorido, mi paisano "Fito", está convertido en gran jefe de los tambores y hay un sound inédito, un sonido rasposo, grasoso, sucio, lleno de distorsiones y timbres de profunda negritud y eso se debe a la milagrosa comunión de dos maestros, Taylor en el bajo y Mandel en la guitarra, juntos produjeron un milagro irrepetible de esos que nadie se propuso y nunca fue posible repetir.

Sobra decir que es un disco de absoluta recomendación y disfrute seguro y duradero hasta el último día de nuestras vidas, para ilustrar el trabajo de Taylor y Mandel, se sugiere escuchar con atención "So sad" en el último "video" y por supuesto los otros tres y se tendrá un panorama de esta obra maestra.





 













 

 
Publicar un comentario