miércoles, 24 de abril de 2013

JAZZ-ROCK. Return to Forever.




RETURN TO FOREVER
ROMANTIC WARRIOR
1976





Return to Forever fue otro de los grupos emblemáticos del movimiento Jazz-Rock, banda indispensable en la tetralogía de los mejores del género (Mahavishnu, Weather Report, Herbie Hancock con sus grupos y Return, lidereado por Chick Corea, el tecladista sobresaliente que también fue un "descubrimiento" de Miles Davis.

"Romantic Warrior" es el disco más comentado, conocido y característico de Return, absolutamente influido por el rock progresivo inglés, en auge por esos tiempos, pero con un inconfundible espíritu de Jazz, la influencia más notoria parece ser Yes y en especial las aportaciones de Rick Wakeman, pero Corea, el tecladista de Return, tomando como referencia el estilo del progresivo, toca con el barroquismo de los grandes del teclado "progresivo", pero no puede negar la "cruz de su parroquia" y en todo momento se asoman los aprendizajes en la escuela "milesiana" y toda la tradición histórica del Jazz, el inevitable "swing", característico del género, marcado por el bajo de Stanley Clark y las ricas y polirítmicas percusiones de Lenny White, pero matizado e impulsado por Corea.

El otro elemento desquiciante, para los oídos "cuadrados", es la fina y enérgica guitarra de Al Di Meola, a ratos exquisita, a ratos hiriente e inconfundiblemente roquera, con infinidad de recursos y técnica: "clásica", flamenca o roquera impecables. pero el cuerpo completo del sound, no es sólo teclados de Corea, guitarra de Meola, Bajo de Clark y tambores de White, sino una serie de teclados de variada sonoridad e infinitas posibilidades; Clark tocando bajo eléctrico y acústico, incluso con arco; y los ricos e incontables timbres de los muchos instrumentos tocados por White.

Esta grabación fue la primera que Return... hizo para Columbia y eso le trajo a la banda y al disco algunos beneficios, una producción más cuidada y experimentada y promoción a mayor escala, trayendo como resultado, que Return...sea el disco con mayores ventas del grupo, con una cifra totalmente extraordinaria para el ambiente jazzístico, 500 000 copias.

Y para terminar, no sobra señalar que el título del disco y los de las piezas que lo componen, estaban muy sintonizadas con las temáticas manejadas por los monstruos del "progre", en especial, Wakeman quien tenía una serie de discos con temas "medievales" y portadas de alta calidad artística evocando asuntos relacionados con la Edad Media o la literatura fantástica, por supuesto que al no haber letras, lo "medieval" no aparece y la música tampoco es de reminiscencias, sino más bien una música vanguardista que mira al futuro, supongo que el aire medieval fue un "gancho", para vender que no hacía falta, la calidad de su arte no necesita sostenes superfluos.


Publicar un comentario