jueves, 20 de noviembre de 2008

MY BACK PAGES. Vibraciones.

VIBRACIONES.

John Mayall, Back to the roots.
Entre los últimos años de la década sesentera y la siguiente, estaba transcurriendo mi adolescencia, era un chavo extremadamente introvertido, con pocos amigos y amante de la soledad, desde entonces, mi compañía ideal era la música, pero además, como buen jóven, era sumamente impresionable y el rock que se hacía en el gabacho y el Reino Unido, me había producido un verdadero shock.

Cold Blood

Estaba verdaderamente alucinado con las portadas de los discos, las vestimentas jipiosas, los sonidos de la sicodelia que eran mágicos y totalmente inéditos para mis oídos, tenía una sed insaciable por adentrarme en ese mundo mágico y misterioso, con mi cuate Víctor, descubrimos la discoteca Yoko, legendaria disquería en la Zona Rosa de mi querido Chilangotitlán y estar allí era una experiencia religiosa, como dice la canción. Y entonces, se hizo la luz, llegó la iluminación, con forma de programa de radio que transmitía Radio Capital, una de las tres emisoras que programaban rock y pop en inglés, el susodicho programa era Vibraciones, una emisión nocturna que difundía a muchos grupos que de otro modo era imposible conocer, a menos que fueras rico y te dieras tus roles por el gabacho dos veces al año.

The Flock

El formato de Vibraciones consistía en una selección verdaderamente extraordinaria del mejor y más actual rock, allí conocí al grupo que me introdujo en el blues, Canned Heat, a la bruja cósmica, como llamaban a Janis, al discazo de todos los tiempos que se llama Eric Burdon declares "War", a la Experiencia de Jimi Hendrix, a Steppenwolf, a la increíble Rare Earth, el único grupo de blancos que grababa en Motown, a Cold Blood y la sacerdotisa Lydia Pense, a The Corporation y esa inmensa rola que se llama India, a The Sons of Champlin, a Blues Magoos, a la banda If, única con formato estilo Chicago o Blood Sweat & Tears de origen británico, hasta donde sé, a Spooky Tooth, grupazo indiscutible, a uno de mis discos favoritos de toda la vida, Blind Faith, al mejor disco en vivo que he escuchado en mi vida, Delaney & Bonnie & Friends, On tour with Eric Clapton, sí así se llama, a April, la rola de Deep Purple que más me gustaba, a Earth Opera, a The Greatest Show on Earth, a Grateful Dead, a Jefferson Airplane, a The Flock y su increíble disco Dinosaur Swamps, a Grand Funk Railroad, Jethro Tull, Led Zeppelin, The Who, Cream, Vanilla Fudge, Moby Grape, Quicksilver Messenger Service, John Mayall y esa joya de disco llamada Back to the roots, y el disco de discos, mi favorito de todos los tiempos y todos los géneros, Hot Rats de Frank Zappa, y otros que seguro olvido en este momento.
Spooky Tooth

Su servidor, chamaco de 14 o 15 años, realizaba noche a noche el ritual sagrado de escuchar Vibraciones, en la oscuridad de mi cuarto compartido con mi hermano al que corría para estar solo, ritual que empezaba con la voz cavernosa y reverberante de un locutor, de cuyo nombre no puedo acordarme, diciendo cosas que estaba seguro eran de lo más profundo y trascendente, la neta del planeta, como diríamos hoy, el cuate decía cosas como "La oscuridad cayó, los angeles descendieron hasta el lecho del sacrificado, el ritual comenzó y el cielo se volvió rojo" y luego anunciaba al siguiente número, primero al grupo, con sobrenombre que ellos inventaban del tipo de "el antiguo cuarteto Quicksilver Messenger Service, ¿A quién amas? o "la bruja cósmica Janis Joplin" o la "sacerdotiza" Lydia Pense, los poemas o lo que fueran eran bastante simplones y dados al lugar común, pero en mi mente adolescente sonaban como a la neta de netas, estaba seguro de que si un día comprendia el trascendental mensaje, me iba a volver Dios o algo así.

The Sons of Champlin

En fin, la entrada es un recuerdo y homenaje a ese programa, que fue mi escuela, mi placer y compañía en esos años difíciles de la adolescencia.

Publicar un comentario