miércoles, 3 de marzo de 2010

BLUES. Canned Heat.


CANNED HEAT. "Future Blues".
1970.




A Canned Heat le debo en gran medida mi gusto por el Blues, pues siendo un chamaquito imberbe de 15 años y escuchando "Vibraciones" descubrí esta música fascinante, precisamente por conducto de Canned Heat, uno de los grandes, grandísimos grupos del "blues blanco" que había en los setentas, el disco que me abrió esta puerta maravillosa fue "Livin' the Blues" y la kilométrica "Refried Boogie" que también tocaban en programación normal en una versión ad hoc.



Yo me convertí en fan inmediato de este quinteto formado en Los Angeles y sabía quienes eran los músicos que lo formaban, que tocaban y otros datos que siempre quiere saber un buen seguidor, así supe que el baterista era Adolfo de la Parra, alias "Fito" y que era mi paisano, pues había nacido en la Gran Chilangotitlán, la histórica y entrañable capital de mi querido México; que el cantante principal era "el Oso" Bob Hite, un gigante que tenía una voz profunda, grave y poderosa, perfecta para cantar el blues; que su contraparte era el pequeño Alan Wilson, con su voz casi infantil que contrastaba y complementaba a la del gigante Hite, Wilson tocaba guitarra de acompañamiento y armónica; que el bajo portentoso, rápido y sobresaliente, base indiscutible del sonido del grupo lo tocaba "la Mole" Larry Taylor, con una gran carrera antes y después del Calor Enlatado y que en la guitarra líder estaba "el Sunflower" o sea "el Girasol" Henry Vestine, un guitarrista fino y virtuoso que conocía el blues, como si trajera a un negro, perdón, a un afroamericano adentro.

En 1970, uno de los grandes años que tuvo el rock por la producción de una gran cantidad de discos que se hicieron clásicos, apareció "Future Blues" el mejor disco de Canned Heat, según su servidor y aún más, el mejor disco de blues hecho por blancos, también según la opinión de este redactor, misma que críticos e historiadores no respaldan, pues insisten en "Livin' the Blues".



La razón de que este sea un álbum singular está: en el repertorio conformado por grandes rolas de blues ejecutadas magistralmente, pero sobre todo al sonido "grasoso" o "rasposo", dirían otros, que le imprimieron a la grabación, el bajo de Larry Taylor y la guitarra de Harvey Mandel, quien estaba allí en ausencia de Vestine hqaciendo un trabajo impecable y creativo, para que sepas con exactitud de que hablamos cuando decimos "sonido grasoso", basta con escuchar "Let´s work together" o "Sugar Bee" que están en los videos y notar que el sonido de bajo y guitarra no se escucha "limpio" sino con cierta distorción, con cierta suciedad, al estilo de los músicos afro y poco utilizaqdo por los "blanquitos" que preferían los sonidos claros y limpios.

Después de que escuches las dos canciones mencionadas puedes bajar el disco con un click aquí y disfrutar de estos dos maestros, la voz imponente del "Oso" la "blusera triste" del inminente difunto Alan Wilson, la armónica de este y la bataca de nuestro paisano Fito en un complemento perfecto y del todo gozoso, no hay pieza para saltarse, cada nota esta en el lugar adecuado, el dominio de tiempos, ritmo y contrapuntos es perfecto, los puentes para cambiar ritmo, sin desperdicio, pero lo mejor es que pruebes y luego me dices como te fue.












Publicar un comentario