jueves, 10 de enero de 2013

LEYENDAS. Los caritas.



THE SMALL FACES


 


En el rico escenario musical londinense de mediados de los años sesenta, había de todo en un abanico de opciones variado y sorprendente y cuando parecía que ya no podía surgir nada nuevo, original e impactante, salían de los pubs y clubes de mala muerte maravillas como el cuarteto llamado The Small Faces, con génesis en el encuentro casual de Steve Marriott y Ronnie Lane, su búsqueda de los compañeros que completaran la banda y sus inclinaciones hacia el soul y la sicodelia combinadas con su actitud "mod".

Los "mod" llegaron a ser la subcultura juvenil predominante en el Reino Unido y sus influencias eran tan dispares como: el Jazz Moderno, el Pop Art, la Música Soul, el Existencialismo y la Moda Italiana y Francesa, otras bandas inglesas hiper famosas afiliadas a la forma de vida "mod" eran The Who, mis amados e idolatrados Kinks, The Animals y el grupo de Spencer Davis.

Marriott fue el alma de los "caritas" en sus primeros cuatro años de existencia, componía canciones afortunadas que siempre tenían uno o varios ingredientes que las hacían atractivas y su voz solía impresionar al escucha; estaban tocados por la gracia, hacían un rock muy "popero", impregnado de escencia "soulera" y toques de sicodelia en el momento y el lugar adecuado, Marriott además ejercía una especie de dictadura ególatra que lo hacía expulsar compulsivamente a cualquiera que dentro de la banda compitiera con su protagonismo.

En 1968, crearon una de las grandes obras maestras de la sicodelia británica: "Ogdens' Nut Gone Flake", que además fue un disco muy vendido, rara combinación de calidad, originalidad, experimentación y además buenas ventas y siempre se quedaron con la frustración de que, por ser un álbum muy complejo, no podia ser tocado en vivo, los ánimos estaban a la baja, los conflictos a la orden del día y la banda se disolvió cuando su dueño, o sea Steve Marriott la abandonó para unirse con Peter Framton en el exitoso Humble Pie.

Y entonces vino el segundo aire, tres ex miembros de Small Faces, hicieron alianza con desempleados que habían trabajado con Jeff Beck e incorporaron al mediano cantante Rod Stewart, quien sin ser un prodigio vocal, tenía un extraño carisma y un timbre de voz muy original y seductor, también se unió a la banda el guitarrista Ron Wood, de desempeño regular y habilidades limitadas, pero con mucha suerte, pues a la muerte de Brian Jones y después de la partida de Mick Taylor, sin duda el mejor guitarrista que tuvieron los Rolling, obtuvo uno de los empleos más codiciados en el mundo del rock: ser el guitarrista de sus satánicas majestades, los Rolling Stones.

También cambiaron de nombre y se convirtieron en The Faces y aún lograron buena conjunción, inspiración y aprovechamiento óptimo de sus recursos, compositivos e interpretativos, para hacer discos de calidad y convertirse en una de las bandas clásicas de la década sesentera y del rock inglés. Este artículo tiene la misión de recordarlos y homenajearlos.









Publicar un comentario