lunes, 23 de diciembre de 2013

LOS DISCOS DE 1969. Led Zeppelin II.



LED ZEPPELIN 
"Led Zeppelin II"
1969






Los dos primeros discos del Zep, tienen el sabor fresco de las creaciones espontáneas e hijas más de la inspiración que de la planeación, en ambos casos Page, ya tenía canciones escritas o esbozos de ellas y completarlas, recibir las aportaciones de los otros, ensayarlas y grabarlas, se llevó a a cabo en condiciones precipitadas, con el tiempo medido y en un clima de trabajo agotador.

El primero, se grabó en treinta horas, con la banda recién formada, y sus integrantes, empezando a conocerse, el segundo, se compuso, arregló y grabó durante una gira por ambos lados del Atlántico, en los tiempos libres que dejaba, la actividad agotadora de las giras y con las cintas que iban grabando, acompañándolos a donde iban, la situación opuesta a una grabación planeada, en un solo estudio y con el tiempo suficiente.

Las canciones las componían en las habitaciones de hotel y en otros ratos libres iban al estudio y grababan, dejaban canciones en duda sobre si ya iban a quedar así, y en alguna entrevista Page, rememoró esos días y confesó que veía tantas cosas fuera de control, que pensaba que el álbum iba a ser desastroso, pero como suele suceder en el mundo del Rock, muchos discos que se han grabado en condiciones de extrema dificultad, han resultado grandes obras maestras.

Es uno de los grandes discos del Rock pesado, conseguido con la mezcla experta de los sonidos más pesados de la guitarra de Page; la furia de Bonham; los lamentos, gritos y catarsis vocales de Robert Plant, quien se convertía en el inalcanzable mejor vocalista de rock de todo el planeta y el bajo exacto y magistral de Jones, es decir, las personas adecuadas para la música que bullía en el cerebro del genio creador del Zep, Jimmy Page.

El productor del disco en Nueva York fue Eddie Kramer, productor de Jimi Hendrix y es este personaje quien ideó muchos de los toques, abundantes por cierto, de sicodelia que Page ya traía de herencia de los Yardbirds y que plasmaba con su guitarra que aparecía ilimitada, Kramer  agregó muchos sonidos y trucos extraños que le dieron al disco una gran riqueza.

Se publicó a principios de 1969 y se convirtió en un clásico, casi inmediatamente, piezas como "Whole Lotta Love", "Living Loving Maid", "Heartbreaker", "Moby Dick" o "Lemon Song" se convirtieron en canciones clásicas e imprescindibles en las presentaciones en vivo y siguen siendo obras maestras, cátedras de como componer canciones y deleite de melómanos de cualquier edad.































Publicar un comentario