martes, 12 de agosto de 2014

LOS DISCOS DE 1967. Procol Harum.



PROCOL HARUM
"Procol Harum"
1967



"A whiter shade of pale" fue un éxito mundial absoluto, se convirtió en una clásica instantánea y por supuesto que la conocimos en México, y era imposible no enterarte de su existencia si tenías un aparato de radio, donde la programaban muchas veces en cada día.

Por mucho Tiempo consideré a Procol Harum como un grupo de un solo éxito, en Mexico sólo se editó el EP con la mencionada y el disco completo se editó hasta que apareció la versión en CD, no estoy seguro de esto, pero yo nunca ví el LP, después comprendí que las cerradas mentalidades de los que manejaban las disqueras en esa época, catalogaron inmediatamente al LP, como un disco no comercial.

Procol Harum es hoy para su redactor, uno de sus grupos favoritos, con el tiempo y una revisión de sus primeros discos me llevó a entender la importancia de esta banda: entonces descubrí a un grupo portentoso de músicos, encabezado por Gary Brooker, excelente cantante y buen pianista; Mathew Fisher, el organista que asombraba al mundo con su virtuosísmo (la introducción de "A whiter... es la prueba fehaciente); Robin Trower, el guitarra líder que imprimía el toque roquero a la música fina y compleja del grupo; B.J. Wilson, el baterista que llevaba el y los ritmos de las intrincadas piezas y un miembro con todos los derechos que era Keith Reid, quien no tocaba ni cantaba nada, pero era el autor de las letras, el pie del que cojeaban el 80% de las bandas, Reid era un poeta que proveía a la música del grupo del complemento adecuado, el bajo fue el instrumento que no tuvo un dueño permanente y estuvo en manos de varios ejecutantes.

La deslumbrante belleza de su canción emblemática, opacó al resto de su álbum debut y de su obra posterior, pues fue lanzada como single meses antes que el LP, "A whiter shade of pale", llegó de inmediato al sitio más alto de popularidad en el Reino Unido y a los primeros cinco de la Unión Americana y a pesar de la enorme importancia y calidad de por lo menos, sus cuatro primeros discos, Procol Harum nunca más tuvo un disco o una canción exitosa y diez años después de su creación, la banda desapareció.

El tiempo ha revalorado a este grupo histórico y a su ópera prima como innovadores y una conjunción de extraordinarios músicos que crearon un sonido muy original y único, inetiquetable porque hicieron rock sinfónico, se anticiparon al dark, pusieron algunas de las bases inamovibles del Rock progresivo británico y combinaron a la perfección la finura del rock que venía: progresivo y sinfónico, con la sicodelia y además con un sonido hard que aportaba Trower.

Los diálogos entre Brooker y Mathew Fisher que resaltaban el virtuosismo de éste en una gran cantidad de "solos" memorables, las letras de Reid, y la calidad vocal de Brooker, más el trabajo a veces discreto y otras destacado de Trower, son el sello de este álbum delicioso que nunca cansa y se escucha siempre con gran placer.



Publicar un comentario