lunes, 1 de febrero de 2016

CANCIONES CLÁSICAS DE 1970. Las mejores canciones de 1970.




CANCIONES CLÁSICAS DE 1970





LAYLA (DEREK AND THE DOMINOS). Con el tiempo se convirtió en la canción más conocida de Eric Clapton, el disco se llamaba "Layla and other assorted love songs" porque la pieza del título la compuso a Patty Boyd esposa de George Harrison y no era una canción de amistad a la esposa de su amigo, sino una canción de amor apasionado porque Eric estaba perdidamente enamorado de la dama, en un principio la canción no tuvo nada de especial pero cuando se supo la historia de amor que contenía se volvió una clásica.









MY SWEET LORD (GEORGE HARRISON). Con la separación de los Beatles vino All things... el esperadísimo primer disco solista de Harrison que se publicò despuès del de McCartney, George no contaba con el curriculum musical de Lennon y McCartney, pero era un compositor sobrio, serio y no carente de talento, hay que recordar que Harrison acababa de regresar de una larga estancia en la India, en donde se empapó del misticismo y la religiosidad de ese pueblo y regresaba a su quehacer musical, cargado de la vibra que ese estado de gracia generaba en su interior, el hombre estaba iluminado, en armonía y muy creativo, de modo que la música que grabó en esas circunstancias tenía un toque especial.
De todas las canciones que asombraron al mundo llenas de religiosidad y amor, destacó "My Sweet Lord" clásica instantánea y éxito mundial, hasta la fecha se identifica con la obra de Harrison más que ninguna otra.








HORIZONS (THE GREATEST SHOW ON EARTH). "El Espectáculo más grande sobre la tierra" era un nombre más que megalómano  pero aún así, la banda no defraudaba, formada por los hermanos Garth y Norman Watt Roy - en algún lugar de Inglaterra - como dijo Harrison, tenían como modelo a bandas norteamericanas del tipo de Blood, Sweat & Tears o Chicago, así que se dieron a la tarea de reclutar ejecutantes de metales, mientras ellos se hacían cargo de guitarra, bajo y voces, otro apoyo fundamental era Mike Deacon en el órgano,
El resultado de grabar Horizons, fue una especie de catálogo de lo que se hacía en esos tiempos, a ratos suena a "Hair" el musical sobre los hippies, en otros suena a Flock o a Blood, Sweat... y a varios grupos, pero a pesar de las influencias notorias la banda tiene personalidad propia y la visión que les daba la cultura musical europea. En Mèxico la pieza "Horizons" se escuchaba mucho en la radio y fue un éxito para los oyentes mexicanos.








NO MATTER WHAT (BADFINGER) "No Matter What" fue el super éxito de Badfinger, en un principio, fueron caminando con el talento que como compositor tenía Ham, autor de esta pieza, pero ya para este segundo disco todo el grupo se reveló con talento para la composición, todas las canciones del disco son de buena a excelente calidad, sin embargo, este fue un álbum poco reconocido en UK, pero con gran éxito en Norteamérica, al grado de que muchos escuchas, entre ellos yo, pensamos por mucho tiempo que Badfinger era un grupo gringo.
Su letra es muy sencilla y sin rebuscamientos, una simple canción de amor y amistad, pero musicalmente, está muy bien construida, mezclando las canciones melódicas del tipo beatle con el hard rock vigente, tiene una dulzura que se mezcla con energía pura en un contraste imposible de ignorar, la canción te llega por varios frentes, por su ritmo, por su melodía o por su letra, pero te llega. 







HOMEWORK (THE J. GEILS BAND). John Geils amaba el blues y a muy corta edad, empezó a formar bandas para tocarlo, en su natal Boston se encontró con el complemento perfecto, dos músicos negros que se habían metido en los cuerpos de dos blancos, uno de ellos, cantante fuera de serie, era Peter Wolf, al otro, armoniquista excepcional, se le conocía como Magic Dick, aunque en realidad se llamaba Richard Salwitz y con ellos formó la banda que los llevaría a la inmortalidad, The J. Geils Band.
En el disco con que debutaron, de 1970, aparece esta canción que es un blusazo de la autoría de Othis Rush, Al Perkins y D. Clark, maestros negros del género que escarba en el alma y mueve al cuerpo, los amigos del señor Geils, hicieron una versión insuperable, llena de ritmo y energía, con la voz de Wolf en su mayor potencia blusera y toda la banda gozando el maravilloso acontecimiento de tocar el blues.











LADY D' ARBANVILLE (CAT STEVENS). Esta es una de las más bellas canciones que he escuchado en mi vida, la música, triste y dulce, la letra, una obra maestra del buen decir ¡que bella descripción de la muerte y de la tristeza que esta provoca!
Dos años antes Cat Stevens, cuando ya empezaba a ser conocido y había hecho llegar algunas de sus canciones a las listas de popularidad, enfermó de tuberculosis y pasó más de un año entre hospitales y reposo en casa y parece que ese período de descanso forzoso, le permitió reformular su posición ante la música y las canciones, compuso una gran cantidad de piezas que se alejaban del tono Pop que hasta ese momento lo había caracterizado y al volver a la actividad, las presento a Paul Samwell-Smith, el bajista de The Yardbirds, quien hizo mejor carrera como productor que como músico, éste produjo "Mona Bone Jakon", uno de los grandes discos de 1970.









VEHICLE (THE IDES OF MARCH). The Ides of March, nunca fue un grupo extraordinario, ni hizo discos históricos, el mejor de ellos es precisamente Vehicle, pero pasaron a la historia con esta canción inmensa que pegó con tubo en todo el mundo, en los mismos tiempos en que Chicago y Blood Sweat & Tears llevaban a lo sublime este formato de banda con metales y bases en el blues.
Su caractarística de canción potente y rítmica, con un acompañamiento de metales, un bajo persistente y una voz muy blusera, hicieron de ella un acontecimiento mundial, la letra es la de una canción de amor de su época,el extraño que se sabe atractivo, promete a la joven que corteja, llevarla a donde quiera y cumplirle todos sus deseos: llevarla a cualquier lugar en su sedán, convertirla en estrella de cine o simplemente que siga siendo como es y él pueda conquistarla, la frase que se volvió clásica fue esa especie de plegaria donde declara su amor a la mujer amada, y para enfatizar sus convicciones le dice al Dios poderosísimo de todos los cielos que él sabe cuánto la ama.










SWEET JANE (VELVET UNDERGROUND). "Sweet Jane" es una de las más inspiradas y perfectas composiciones de Reed, aunque oficialmente este firmada como de la autoría del grupo completo, es obvio que es una pieza "louridiana", con esa rítmica casi minimalista, esa furia, esa rebeldía y esa pasión que Lou tiene y que en la juventud era aún más violenta.
Personajes típicos de Reed, oscuros, marginados, traumados o desadaptados y retratos de un "american way of life" en decadencia, sin el romanticismo ni la ingenuidad, tan sólo la vida cruda y real, las emociones brotando como borbotones de sangre y un cierto matiz sepia, como si la historia fuera el regreso a una escena ya pasada, sin duda mi canción favorita de Velvet que aunque la escuche cientos de veces me sigue emocionando y me eriza la piel.









THE MAN WHO SOLD THE WORLD (DAVID BOWIE). El segundo álbum de Bowie y ya estaba el primer cambio en la carrera de este hombre que no podía quedarse donde estaba, había en el equipo dos personajes fundamentales, Tony Visconti como productor en este y muchos discos más, constituyendose en parte indispensable del sonido Bowie. El otro personaje importantísimo era Mick Ronson, el guitarrista de extraordinarias cualidades sin quien los discos de esta etapa no hubieran sonado así, Ronson les imprimía un sello muy especial, con Bowie, sin Bowie y a pesar de Bowie.
De este disco salió a la inmortalidad la canción que da nombre a toda la obra y que años después tuvo se segundo aire cuando Kurt Cobain y compañía, lo grabaron en la última grabación de Nirvana, curiosamente no es uno de los discos con más canciones exitosas pero sí es, uno de los más completos y disfrutables por su homogeneidad y consistencia.









TEACHER (Jethro Tull).  Benefit ha sido desde hace más de treinta años mi disco favorito del Jethro y uno de mis consentidos de toda la vida, con esas historias terrenales y divinas a la vez y la extraña mezcla de sonidos perfectamente ensamblados en un estilo incomparable, donde se unen armoniosamente el sonido duro del rock y las suaves baladas folk o los sonidos medievales; los instrumentos eléctricos con su fuerza y energía y los acústicos, suaves y delicados, difícilmente puedo decidir cuál es mi canción favorita del álbum, pero "Teacher" lleva una pequeña ventaja a las demás.
Es una de las grandes canciones de Anderson, con un riff que engancha, la voz cavernosa, las intervenciones esporádicas o en solos de la flauta, un bajo exacto que guia, y la letra de uno de los grandes compositores del rock inglés, con un lenguaje vasto y evocador de imagenes e historia que no se queda en lo descriptivo, sino que escarba en la naturaleza humana para encontrar su esencia.










LET IT BE (THE BEATLES). La famosísima canción compuesta por Paul McCartney tuvo como inspiración como muchas otras en un sueño, Paul soñó a su madre fallecida en 1956 y ésta le decía que todo iba a estar bien, los Beatles como grupo estaba agonizando, la empresa Apple no funcionaba bien y había muchos problemas así que la "mamá Mary" aconsejaba que dejara los problemas y se resolverían solos, en el sueño Paul escuchaba "let it be" y esa frase fue su estribillo, se publicó como single junto con "You know my name" el 6 de Marzo de 1970, no hay que explicar su éxito en el momento y hasta la fecha, una clásica universal. 

 
 






GREEN EYED LADY (SUGARLOAF). Jerry Corbetta y Dave Riordan son los autores de este superéxitazo del año 1970, lanzado como single e incluido en el álbum "Sugarloaf" de la banda del mismo nombre, clàsica instantánea que desde entonces aparece en todas las recopilaciones del año, de los setentas y de la historia del Rock.
La banda impactò al mundo con su sonido sicodèlico y de hard rock, despuès de su primer disco grabaron "Spaceship Earth" y no hubo más, pero su sonido se quedó para la historia, la banda norteamericana es un grupo clásico que siguiò en activo hasta mediados de la década, inolvidable para las generaciones setenteras.








SPILL THE WINE (ERIC BURDON & WAR). Se publicó como single en Mayo de 1970 y en pocas semanas llegó al número 3 de las listas, forma de medir las piezas más exitosas del año.
Con la finalización de la década, también se acabaron The Animals, fue entonces cuando Eric, se dejó seducir por la tierra prometida de la paz, el amor y las flores, emigró a la costa oeste norteamericana, se empapó de la vibra amorosa y el ácido, encontró a la banda ideal para que acompañara a su voz y grabó un álbum maravilloso, un clásico instantáneo y uno de los grandes discos de la historia de la música.
War, al contrario de Animals, era una asociación de grandes músicos, especialistas virtuosos de sus instrumentos y amantes celosos de la música negra, todos habían tocado Blues y Música Soul, pero en el momento estaban inmersos en la experiencia de mezclar el Blues, el Rock, la Sicodelia y el Funk, rama de la música afroamericana que estaba en su apogeo.








PARANOID (BLACK SABBATH) lanzada como sencillo, con "The Wizard" como lado B, en el UK en julio de 1970, se dice que se compuso e incluyó en el segundo disco de Black Sabbath como relleno y luego elegida para nombrar al disco que originalmente se llamaba "War Pigs", la disquera cambiò el nombre para "no herir suseptibilidades" y confundir a los activistas contra la Guerra de Vietnam, la banda inglesa fue una de las pioneras del metal y su sonido fue novedoso y aceptado en el nivel planetario, "Paranoid" fue uno de los grandes éxitos mundiales y desde entonces, clásica del Rock universal.








ALL RIGHT NOW (FREE). Canción escrita por Andy Fraser y Paul Rodgers para el exitoso "Fire and Water" de 1970, disco de la banda Free, la canción llegó al número 2 de singles en el Reino Unido y el 4 en Estados Unidos, además fue éxito número 1 en varios países.
"Fire and Water" que ya era su tercer disco, se volvió un clásico casi instantáneo, abriéndose paso con "All Right Now", con un riff de esos memorables y una fuerza fresca y demoledora, fue un exitazo que permitió a escuchas y críticos poner la debida atención a todo el disco, que tiene joyas como "Mr. Big" y "Don´t Say Your Love me", con grandes dosis de Blues en el panorama hard que domina al disco y en donde Rodgers, demuestra su valía.
Free fue uno de los ejemplos más representativos del hard rock británico y en especial del hard londinense, conviviendo con propuestas cercanas pero únicas como la de Ten Years After o la de Bolan y su T Rex, develaron uno de los momentos más emotivos y esperanzadores del rock en el Reino Unido, una especie de reivindicación de las virtudes primitivas del género, un regreso a los tiempos románticos en que el rock era pura fuerza, emoción y rebeldía.

 
Publicar un comentario