miércoles, 21 de mayo de 2008

MIS CLÁSICOS. Dinosaur Swamps.

EL PANTANO DE LOS DINOSAURIOS.

La portada que está a mi izquierda, es una de las mejores que se han hecho en toda la historia del rock, que no es decir poco, puesto que si un género musical revolucionó la forma de hacer portadas, hasta convertirlas en obras de arte, fue este.

Debido a un capricho de no sé quien, resulta que el disco segundo de la banda The Flock, fue editado en México al mismo tiempo que en EUA, y fue tal la impresión que me causó la portada, que conseguí dinero de no sé donde y lo compré.

Pero las sorpresas no terminaban con la portada, puesto que la música también me causó una gran impresión. No era una música que me fuera del todo desconocida, pero sí tenía un encanto especial.

The Flock (la manada), era una banda, en el sentido utilizado en esa época, no en el actual que abarca cualquier grupo musical, a principios de los setentas, una banda era, un grupo de rock que además de las guitarras y la batería, incluía una sección de instrumentos de aliento - metal, un formato que utilizaba mucho B.B. King, por hablar de un superstar, y por esos días era una formación que habían adoptado muchos grupos de rock, ejemplos conocidos: Chicago y Blood Sweat and Tears.

Este sonido de banda, era uno de los que más me gustaban y me siguen gustando y tenían como base y cimiento musical al blues, pero un blues blanco, muy influido por el sonido big band, y el jazz, aderezado por la influencia de influencias en esos días: la sicodelia.

Pero además de esto, The Flock tenía algo que las demás bandas no tenían, un violinista excepcional, llamado Jerry Goodman, que le daba al sonido de la manada, un toque único y novedoso, porque además el violín que tocaba Goodman, era eléctrico y en esos tiempos era algo totalmente experimental y novedoso, no tengo el dato exacto, pero me atrevería a decir que Jerry Goodman fue el primer músico que lo utilizó.

Las estructuras musicales que construían estos músicos, estaban entre el jazz, el rock sicodélico y la música vanguardista, arriesgada pero consistente y sus historias, fantásticas y poéticas, haciendo del conjunto, un objeto de arte finamente pulido que resultaba todo un agasajo a la vista y el oído y desde entonces El pantano de los dinosaurios, se convirtió en uno de mis clásicos, escuchado una y mil veces sin cansarme, porque así son las grandes obras, eternas. Por cierto que he revisado una gran cantidad de listas de los discos de rock más importantes de la historia y este, nunca lo he visto allí, lo cual no obsta para que sea uno de mis favoritos y estaría entre los diez mejores de mi lista personal

Portada del primer disco de The Flock, donde aparecen los miembros del grupo.
Publicar un comentario