martes, 15 de septiembre de 2009

MAESTROS. James Taylor.

SWEET BABY JAMES. 1970.




Este es uno de los discos que más me han gustado desde la primera oída, uno de esos que te seducen casi sin que te des cuenta, mi primer encuentro con este compositor y con este disco fue dos o tres años después de que salió a la venta, es decir, era un disco reciente y llegó a mi casa por la vía más común en esos tiempos, el préstamo, se lo prestaron a mi hermana junto con el de Jethro Tull que traía Buorée y ambos provocaron en mí un efecto placentero, no dejé de escucharlos en las dos o tres semanas que estuvieron de huéspedes en su humilde casa.

La mezcla perfecta de country, folk y rock que solía hacer Taylor es atractiva y de fácil acceso y si le agregamos que las melodías son bellas, no hay más que decir, resulta una grabación del todo disfrutable para cualquier oído y el efecto que hace sobre ellos es relajante y disfrutable.

Taylor nació en 1948 y empezó su carrera a mediados de los sesenta, pero su verdadero éxito se produjo en 68 con su primera grabación, a pesar de ser un cantante y guitarrista "acústico" como se dice hoy y formar parte de una "moda", pues había una gran cantidad de artistas de este tipo, se distinguió por sus letras, sus melodías y cierta "magia" que tenían sus canciones.

En la actualidad ya existe este disco en formato CD, pero no es fácil conseguirlo, así que mientras lo encuentras, estimado lector, puedes descargarlo aquí y empezar el agasajo.






Publicar un comentario