miércoles, 18 de mayo de 2011

LOS DISCOS DEL 1971. Bark.



JEFFERSON AIRPLANE.
"Bark"
1971.



Bark es el penúltimo disco que grabó Jefferson Airplane, el histórico grupo de rock ácido de la bahía de San Francisco, la famosa cuna de la sicodelia, el "sonido Costa Oeste" y la acidez roquera y se supone que debería testimoniar el declive de la célebre banda que había visto pasar sus mejores años y sus mejores discos, el grupo estaba al borde de la desintegración, dividido en bandos y en un ambiente de tensión y disgusto.

Se dice que, el nacimiento de la hija de Paul Kantner y Grace Slick, detonó el principio del fin de la relación entre ambos, que Jorma Kaukonen y Jack Casady, habían formado otro bando que tenía continuas y serias desavenencias con la pareja mencionada y que Marty Balin, el iniciador de la banda se sentía aislado y en el bajón total, por no estar en estos bandos y porque no podía sobreponerse a la muerte de su amiga del alma, una tal Janis Joplin, hecho que le había movido el tapete de tal forma que había decidido cambiar su forma de vida radicalmente, empezando por dejar las drogas, causantes de la muerte de la "bruja cósmica", adoptar una vida sana, con yoga, vegetarianismo y cosas así y por supuesto alejarse de la bola de drogos irredentos que eran sus compañeros de aventuras musicales.




Pero como suele suceder, éstas situaciones de crisis y agonía de antiguas asociaciones armoniosas, generan trabajos de gran calidad, el grupo entró en una especie de competencia o tensión que iba desde la composición de las piezas, repartidas entre Kantner, el compositor habitualmente mayoritario del material; la divina Grace, quien nunca dejó de aportar dos o tres canciones por disco y un potenciado Kaukonen, que en este disco puso el extra que tenía como armador de canciones y aportó las mejores piezas del álbum.

Al final, "Bark", resultó ser un espléndido, inventario de todas las fortalezas que tuvo la banda a lo largo de su carrera: excelentes composiciones que tenían como origen la influencia folk de Kantner, el aporte blusero de Kaukonen y la delicadeza y dulzura de las piezas que componía Grace; en la parte interpretativa, también se aprecian las principales virtudes de la banda en esta despedida luminosa: las voces de Kantner y Slick, por separado o juntas creando maravillas vocales, la efectiva y sólida asociació de Casady y Kaukonen en bajo y guitarra, anuncio de lo que harían después en Hot Tuna, sin exageraciones, aquí están algunos de los mejores riffs y solos de guitarra que hizo Jorma para el Aeroplano y como aderezo extra, están los solos de violín del recién ingresado Papa John Creach.

Todo el disco es de amplia recomendación, pero hay momentos de verdad memorables, empezando por las dos piezas que abren el álbum, la primera "jeffersoniana" hasta la médula y la segunda una variación del estilo del aeroplano con la aportación blusera de Kaukonen, esta última es de mis favoritas en toda la discografía de la legendaria banda. Pero las tres piezas que aporta Grace también están de lujo hechas para su voz divina y para que no quede duda de que éste no fue un disco de relleno en la discografía general o de compromiso porque la RCA exigía hacerlo para cumplir un contrato, está "Pretty as you feel", una joyita folk-sicodélica-blusera memorable.







Publicar un comentario