lunes, 16 de abril de 2012

ROCK MEXICANO. Arturo Meza.




ARTURO MEZA.


 


Arturo Meza es tal vez, la mayor injusticia que se ha cometido con un músico de filiación "roquera", si entendemos por justicia: el conocimiento y reconocimiento de su obra por parte de la crítica (¿existe crítica musical en México?), los cronistas y las masas de melómanos, con más de una treintena de grabaciones como solista y tal vez una decena más de colaboraciones, discos para causas varias o antologías y un reducido grupo de seguidores que buscan sus discos en donde se presenta, porque en las tiendas, no es fácil encontrarlos.

Pero si somos objetivos, el principal causante de la "injusticia", es él mismo, por ser un hombre de extrema modestia, extraordinaria sensibilidad y ciertas ideas inclaudicables, que lo hacen la imagen inmaculada del artista independiente, alejado del mainstream, con sus disqueras multinacionales y sus foros de asistencia masiva.

Meza nació en Michoacán, estado donde la música, la religiosidad y el pensamiento mágico indígena, son el pan de cada día, allí empezó a tocar la guitarra siendo aún muy niño, interpretando música norteña, a los quince años emigró a la Ciudad de México, capital del país y de la cultura mexicana, sitio donde amplió sus influencias musicales y sus horizontes artísticos.

Ya instalado en la Gran Chilangotitlán, participó en diversos proyectos artísticos multidisciplinarios y se dejó seducir por el rock, el folk, el progresivo, la música sinfónica, el blues y todo lo que llegara a sus oídos, por eso Meza es uno de los músicos populares mexicanos más eclécticos y multifacéticos, que lo mismo hace rock progresivo que folk-rock, musica sinfónica con sintetizadores o protojazz.

Desde 1984 hace discos a nombre propio, con un mínimo de instrumentos, casi siempre su guitarra, su voz y una armónica, pero no es insólito que aumente la dotación musical para sonar más roquero, esto cuando tiene invitados, pero se dan casos como el de "Suite Koradí" en donde todos los instrumentos los toca él y estamos hablando de sintetizadores y teclados electrónicos que él mismo construyó.

Entre su discografía están algunos clásicos del rock mexicano, nunca reeditados y hoy objetos de culto inconseguibles, ejemplo: "Sin Título", "Y murió la tarde", "Requiem", "Ayunando entre las ruinas", y la susodicha Koradí, que alguna vez comentamos y pusimos a disposición en la red, en el difunto "Amb la Lluna", blog entrañable de este redactor que fue suprimido, precisamente por propiciar descargas ilegales de música. 

Sus letras, reflejan su universo interior, mezcla de misticismo, leyendas medievales, creencias ancestrales de su tierra, experiencias mundanas y crítica social que comparte con otros "rupestres" como Jaime López, Rafael Catana y Gerardo Enciso, también muestra influencias de rockers argentinos como Charly García y Spinetta y si seguimos rastreando, Bob Dylan y Leonard Cohen serían incluidos en la lista.

Según Wikipedia, la discografía completa de Arturo sería esta:

 


 





 
 



 



 


 


 


 


 


 


 
Publicar un comentario