domingo, 25 de agosto de 2013

LOS DISCOS DE 1969. Let it bleed.




THE ROLLING STONES
"Let it bleed"
1969





Fue uno de los grandes acontecimientos del año '69, su realización estuvo rodeada de acontecimientos que pusieron en peligro serio la supervivencia de los Stones y es un disco que se sale del molde, un registro magnetofónico con características inéditas hasta ese momento y sólo recurrentes en momentos aislados de la historia "stoniana".

Se grabó después de Beggars Banquet, una obra reconocida unánimemente como maestra, un clásico consagrado y un disco venerado por los seguidores de la "banda más grande del mundo", y el eterno conflicto de qué hacer después de una gran obra para no decaer demasiado, más la presión de la crítica y los seguidores, fue resuelto con una decisión audaz, ingeniosa y muy divertida.

Hicieron un disco como siempre, cargado de Blues, pero con un tono country inocultable, con Jagger parodiando a los cantantes de ese género y un grupo de invitados de lujo: Jack Nitzsche en producción y tocando algunos instrumentos; Nicky Hopkins y Ian Stewart en órgano y piano; Ry Cooder en guitarra y el coro "London Bach Choir" en la memorable introducción de "You can't always get what you want". 

Fue el último disco que Brian Jones grabó con la banda y el primero donde tocó Mick Taylor, Jones estaba en la cuesta final y faltaba a muchas sesiones de grabación, tenía muchos problemas con la justicia inglesa y no podía salir del país para las giras, así que fue despedido y a los pocos días de su despido murió, fue sustituido por el mejor guitarra que tuvieron los Rolling y curiosamente cada uno de ellos el que se fue y su suplente participaron en dos cortes cada uno: Jones en "You got the silver" y "Midnight rambler" y Taylor en: "Country Honk" y "Live with me". pero a Taylor le tocó debutar con la banda en el célebre concierto de Hyde Park para despedir  Brian Jones.

También es una de las grandes colecciones de canciones en un solo álbum, empezando por "Gimme shelter", apocalíptica al estilo de "Hard rain is gonna fall" de Dylan, retrato de la época en que fue creada; "Country Honk", la primera versión de "Honky Tonk Women" con su aire country, acentuado por el violín y la voz "campirana" de Jagger; la que le dió nombre al disco, relajada pieza entre el Blues y la balada "country" con un piano ad hoc de Stewart y el trabajo en guitarra de Mick Taylor; "Midnight Rambler", una de las clásicas del repertorio "stoniano", un Blues de larga duración (casi siete minutos) que trata de asesinos seriales y la angélica "You can't always get what you want", que también entra al debate de la época que se vivía.






Publicar un comentario