lunes, 12 de agosto de 2013

LOS DISCOS DE 1969. In the Court of the Crimson King




KING CRIMSON
"In the Court of the Crimson King"
1969




Para muchos historiadores y cronistas del Rock, es el primer disco del Rock Progresivo, para otros, es el mejor disco debut de una banda en toda la Historia, también hay quienes lo consideran el mejor disco progresivo de todos los tiempos, pero todos coinciden, críticos, historiadores, melómanos y especialistas en el género, es una obra maestra indiscutible, deslumbrante y atemporal.

Puesto que Crimson ha sido un concepto más que una banda y por esta razón ha cambiado de personal en innumerables veces, es fundamental repasar la que grabó el álbum:

Robert Fripp – guitarra.
Michael Giles – batería, percusión, coros.
Greg Lake – bajo, voz.
Ian McDonald – flauta, clarinete, saxofón, vibráfono, teclados, mellotron, coros.
Peter Sinfield – letra.

Robert Fripp, el único miembro permanente de King Crimson y el creador del concepto general que muchos músicos excelsos se han encargado de dar forma, habia grabado un disco con los hermanos Giles, Michael en percusiones y Peter en bajo; a está formación original se agregó Ian McDonald, fundamental en el sonido del histórico disco, con su aportación de teclados e instrumentos de viento, también se integró Sinfield, con la tarea exclusiva de hacer las letras tan celebradas por su calidad en toda la historia de King Crimson.

Y para completar, salió Peter Giles de cambio por Greg Lake, quien como se sabe, hizo carrera brillante en el mundo del Rock Progresivo en el famoso trío Emerson, Lake and Palmer y a partir de ese momento, los astros se alinearon, sí. pero alrededor de McDonald que se convirtió en el compositor principal, junto con Lake y Robert Fripp, pero basta escuchar esa maravilla que se llama McDonald and Giles grabada inmediatamente después de éste, para darse cuenta del peso de McDonald en el trabajo de componer.

Las melodías de Ian McDonald, las letras de Sinfield, la extraordinaria conjunción de la "base rítmica" Lake y Giles, que no sólo acompañan, sino que también marcan rumbo, la voz extraordinaria de Greg Lake, el trabajo guitarrístico de Fripp y por supuesto los vientos y teclados manejados por el omnipresente McDonald, en perfecta comunión y armonía, estuvieron en el momento y el lugar correctos para dar a luz a esta obra inmortal.

Y para redondear, hay que decir que En la Corte... es un disco revolucionario, de los que rompieron paradigmas, sintetizaron tendencias, abrieron puertas e inauguraron nuevas formas de hacer el Rock; la amalgama de rock Duro, con el Jazz, la Música Sinfónica, La Música Concreta; las piezas de larga duración con espacios para la improvisación; las letras oscuras y poéticas; la dotación instrumental y otras tantas cosas más, fueron únicas en su momento y por lo tanto rompieron moldes.











Publicar un comentario