domingo, 19 de octubre de 2008

MOTOROKR 08

Empujado más por la curiosidad que por un fanatismo hacia cualquiera de las bandas del cartel, decidí lanzarme a este festival patrocinado por la marca de teléfonos celulares. 14 bandas, unas muy famosas, otras no tanto, muchas totalmente desconocidas para quien escribe; por lo que leí de las bandas días antes del festival, me esperaba un evento variado y así fue.
Llegué temprano, la gente apenas comenzaba a llegar (en realidad a esas horas el Foro Sol estaba bastante vacío), después de los ya clásicos problemas que se tienen que pasar para introducir una mochilita, una cámara y !hasta un cinturón!, entré al Foro.
No hablaré de las primeras bandas, estuve poco tiempo en las presentaciones de Quiero Club, Jaguar Love, Recolector y El Cuarteto de Nos, y ninguna me sorprendió ni me gustó, así que dediqué ese tiempo a pararme en los stands de revistas, tenis, SS, peluquería, bungee, viendo a wannabe rockstars jugando videojuegos, tomando fotos a las chicas del desodorante, y , claro, bebiendo cerveza.
Después vino Paramore y Mindless Self Indulgence... creo que lo mejor de esas bandas son sus respectivas vocalista y bajista (¿o guitarrista?).
Al escenario "negro" llegaron los Kooks. Bastante bien estos muchachos, prendieron a la banda con sus canciones de tonadas sencillas pero pegajosas, me puse de buen humor. Aunque nunca interactuaron con el público, que estaba feliz viéndolos; parecía que habían ido sólo a cumplir un contrato. Los Kooks tocan muy bien, pero su actitud fue fría, lástima.
Ahora haré un salto en el tiempo hacia adelante para hablar de Stone Temple Pilots y Nine Inch Nails. Ambas bandas son clásicas de los 90 y fueron el agasajo de la mayoría de los asistentes: miembros de la generación "X", ahora 30/40ñeros, arrastrados por la nostalgia y muchos veinteañeros emocionados por ver a dos bandas consagradas y legendarias. Debo decir (a riesgo de ganarme el odio de muchísimos melómanos) que este par de bandas no me gustan, no creo que sean malas, pero su música no es de mi agrado.
Los Stone... tocaron un set lleno de hits, cosa que agradeció el público y se dedicaron a revivir aquella época de las camisas de franela, los tatuajes y los guitarrazos; buen sonido, buenos guitarrazos, bien para los 90. Stone T... son buenos músicos y están en su papel, no buscan aportar nada nuevo, saben lo suyo y lo hacen bien y modestamente.
NIN (abreviando) toco un set en el que la experimentación e improvisación reinaron. Teniendo de fondo aquel espectacular juego de luces e imágenes, Reznor y compañía llenaron el foro con sus sonidos industriales experimentales y sus guitarras potentes, cosa que agradeció la gran mayoría del público. Otros, por el contrario lucían aburridísimos, sin entender lo que los oriundos de Ohio ejecutaban, esperando únicamente a que aquello terminara. "Es que lo nuevo ya no está tan chido..." escuche por ahí. NIN es, a mi gusto, una gran banda; demostraron potencia y que todavía son propositivos, demostraron también porque son una de las bandas más influyentes de su época.
Blashback hacia las 7.45 cuando MGMT saltó al escenario, moría de curiosidad por ver a esta banda cuyo concierto lucio gracias al público que nunca dejo de saltar y cantar cada una de las rolas. Los MGMT cumplieron tocando bien, pero nada más, no fueron nada espectacular. La pachanga bajo el escenario, sin embargo, fue memorable.
Pendulum fue, para mi, la gran sorpresa de la noche. No sabía nada de esta banda, pero de repente me vi entre la multitud brincando y haciendo el clásico slam. Los Pendulum interactuaron en todo momento con el público que respondió de manera increíble. La mezcla de sonidos bailables, industrial, guitarras duras prendió al personal que ya estaba bastante entonado, gran fiesta hicieron los Pendulum, buena sorpresa.
Flashback hasta lo que, a mi gusto, fue lo mejor del festival. Justo después de que los Kooks abandonaran el escenario, éste se vio lleno de obreros trabajando arduamente para montar el próximo show, todos guiados por la mano mágica de Wayne Coyne (quién al parecer nunca se cambia de traje). 6.45, aparecen los Teletubbies animado al público, después Wayne lanzándose al mar de gente envuelto por esa gran pelota de plástico y cayendo una y otra vez. Todos miramos encantados cómo The Flaming Lips convertían todo aquello en un universo lleno de satélites naranjas y amarillos, estrellas fugaces de serpentinas de colores y lluvias de estrellas de conféti multicolor, mientras interpretaban su genial música. La sensación de alegría fue increíble y todo el publico se contagio. Más o menos nueve canciones y una hora duró ese momento de gran felicidad. Lo único malo fue que el sonido no ayudo mucho (qué raro), y Wayne se cansó de animar a todos los motherfuckers que estábamos ahí, no toda la gente le respondió. La increíble versión de Do You Realize? fue el final perfecto para una presentación redonda, como sacada de una cajita musical de juguete, entonces todos salimos de aquel universo con la promesa de Wayne de que volverían algún día. Ojala.
Buen festival el Motorockr... algunas fotos de los Flaming, en donde siempre... http://www.flickr.com/photos/herr_pistas/
Publicar un comentario