jueves, 1 de julio de 2010

LOS QUE RESISTEN

Cultura Prófética

Hace 14 años, en el tropical (en toda la extensión de la palabra) país caribeño Puerto Rico surge una de las mejores bandas latinoamericanas contemporáneas, Cultura Profética.
Le parecerá raro que aquí se hable sobre un género menospreciado y considerado menor por algunos dizque melómanos y estudiados: el Reggae. Y esque éste es el género base del grupo boricua que ya lleva una larga carrera y se ha ido ganando poco a poco el reconocimiento de propios y extraños al ritmo jamaiquino.
Sin embargo, no debe encerrarse a Cultura Profética en un sólo género, estos cuates tienen la virtud muy bien desarrollada de integrar otros géneros como el jazz, el hip-hop, el son y la experimentación. Además, Cultura ha evolucionado álbum tras álbum, mejorando cada vez e integrando elementos nuevos, haciendo cada disco una pieza única y de excelente calidad.

El debut de Cultura se dió allá en el 98 con el disco Reggae Roots, Canción de alerta, un disco clásico de reggae con una fuerte carga política en las letras, inspiración del bajista y vocal de la banda, Willy Rodríguez (además el hombre con el dread lock más largo y grueso que he visto en mi vida). Gran inicio de carrera.

En 99 comienza la sorpresa, Ideas Nuevas es un álbum que le hace total honor a su nombre. Los boricuas comienzan un coqueteo descarado con el jazz, incorporándolo de forma genial a la base reggae. Las improvisaciones no se hacen esperar en temas de más de 6 minutos de duración y con letras más abstractas.


Ya para 2002, con la llegada de Diario, Cultura se consolida (es un decir) como la mejor banda reggae en latinoamérica. En Diario, además del jazz, se incorporan ritmos africanos, tambores y guitarras acústicas se unen a los sonidos experimentales generados con computadoras. Todo parte de la misma base reggae adornada con metales precisos, violines y demás. Las letras ya son muy abstractas y, aunque no dejan su postura política, sí abordan temas nuevos como el amor, la soledad y la ecología.

En 2005 llega M.O.T.A (Momentos de Ocio en el Templo del Ajusco) concebido en México, ya supondrá usted en qué lugar y bajo la influencia de qué. En efecto, este cuarto disco es un jam completo en el que cupieron el jazz, el hip-hop y todos los ritmos con los que Cultura había venido experimentando. Aquí hay sesiones de improvisación, rap, canciones de amor, buenísimas letras... en resumen, excelente música.

Y esque es claro que todos los miembros del grupo tienen una muy grande formación musical, no son un grupo improvisado que se junta sin saber tocar, ellos SON músicos y como tales innovan el género pues saben interpretarlo como sea. Además de la genial música, producto en su mayoría de la imaginación de Boris Bilbraut, baterista y segunda voz, las letras de González dan un toque especial con su carga política pero que no llega a ser canción de protesta, con una gran carga metafórica y capaz de recorrer los temas más variados (obvio el cuate lee un chingo y sabe de lo que habla).

En fin, si le gusta el reggae (y si no, también) es básico escuchar a Cultura Profética, gran banda poco conocida pero no por eso de poca calidad.

Publicar un comentario