lunes, 4 de octubre de 2010

A PROPÓSITO DE JANIS

Summertime. Historia de una canción

Hace mucho, mucho tiempo, allá a finales de 1933, el compositor y pianista clásico norteamericano, George Gershwin, escribió la música para una aria cuya letra fue inspiración del escritor DuBose Heyward. Esta aria sería parte de una opera llamada Porgy and Bess, basada en la novela Porgy, escrita por el mismo Heyward en 1925.




Así sonaba la versión original. La canción rápidamente se convirtió en un gran éxito y pronto fue descrita como una de las más finas composiciones del autor.
Debe decirse que la opera trata sobre la vida de la comunidad afroamericana de la época y justo Gershwin quiso dar a su composición el toque de la música que se escuchaba en la época por aquella comunidad. Summertime pronto se volvió un referente del jazz gringo y fue interpretada por todos los jazzistas.

Se dice que Summertime es una de las canciones con más versiones en la historia de la música, algunos hablan de más de 15,000 distintas interpretaciones e incluso hay personas que se han dedicado a documentar todas las versiones que se pueden encontrar y cuyas listas puede checar aquí, aquí y aquí.

A mí sí me ganó la curiosidad y para escribir esto escuché unas 100 versiones diferentes, versiones jazz en su mayoría y todas respetando el ritmo y la tonada de la canción original. Así me topé con versiones increíbles cortesía de cuates como Al Green, Billie Holiday, Charlie Parker, Ella Fitzgerald y Louis Amstrong, Frank Sinatra, MIles Davis, Mongo Santamaría, Morcheeba, Paul McCartney, R.E.M., Sam Cooke, Devendra Banhart, The Doors, The Zombies, Tokyo Ska Paradise Orchestra, etc etc etc. Así pasando por muchos interpretes y en muchas versiones y ritmos diferentes, desde el clásico jazz, el soul, el bossa, el blues, el afrojazz, el ska, el reggae, instrumental, cantada y así, hasta la horrible adaptación de Billy Idol, unas buenas, otras muy malas, provenientes de todas partes del mundo. De todas las que escuché, le regalo dos de ellas para que las demás las busque usted mismo. Un par de mis favoritas, la primera, la versión a cargo de Ella Fitzgerald junto con Louis Amstrong y la segunda, increíble, a cargo del folky freak Devendra Banhart.





Y claro, todo viene a colación por la increíble -tal vez la mejor que se ha hecho- versión de Janis Joplin; temazo del Cheap Thrills de 1968. La única versión que destruye la original, en cuanto a música e interpretación, y le da un sentido completamente novedoso. De hecho yo me dí cuenta de que era la misma canción hasta que puse atención a la letra, pues Janis y su Big Broter & the Holding Company la hacen sonar como una rola completamente aparte de aquella escrita a comienzos del siglo pasado. Una de mis más favoritas de la llamada Bruja Cósmica, en su versión más favorita, puro blues y psicodelia, improvisación y la melancolía que sólo ella transmitía y que, según yo, no existe en temas más populares de Janis.
Así la recordamos a 40 años.

Publicar un comentario