jueves, 18 de junio de 2009

SEASON OF THE WITCH.


LA TEMPORADA DE LA BRUJA AL TRES POR UNO.

El año de 1966 veía el surgimiento de un movimiento musical que llegó a todo el mundo, se empezaba a gestar la gran transformación del rock, la sicodelia, las miradas hacia la música folk como símbolo de pureza y la poesía como una necesidad para una buena canción, se estaban conjuntando en la Costa Oeste de los Estados Unidos y en el Reino Unido, sobre todo en el viejo continente se estaban grabando discos excepcionales que rompían todos los moldes de las formas anteriores de hacerlos, una de las grabaciones más importantes de ese año y de la Historia del Rock, fue Sunshine Superman del poeta y músico escocés Donovan Leitch.

La canción que daba título al álbum se volvió un éxito inmediato, pero con el tiempo, todo el disco fue mostrando su extraordinaria calidad y otras piezas fueron ocupando su lugar en la Historia, es este el caso de Season of the Witch, considerada en la actualidad como una de las diez mejores canciones de la Historia del Rock.

La canción en cuestión, ha sido a lo largo de cuatro décadas un objeto de culto y de encanto que ha seducido a muchos grandes intérpretes para hacer versiones propias, aquí presentamos la original de Donovan y dos más de extraordinaria factura, interpretadas por: el trío de Mike Bloomfield, Al Kooper y Steve Stills, grabada en el célebre álbum Super Session, al que se considera la "obra maestra del blues blanco"; y a la extraordinaria cantante inglesa Julie Driscoll, mujer de voz privilegiada que encontró el complemento perfecto de su voz en el maestro del órgano Brian Auger y el grupo Trinity.

La estructura de la canción, lenta y rítmica, permite que el cantante juegue con los registros y matices de que sea capaz, acortando o alargando las frases mientras los instrumentos pueden ir introduciendo líneas melódicas que adornen la pieza y también hacer solos instrumentales intermedios al estilo de las improvisaciones en el jazz.

Los tres intérpretes hacen versiones muy personales de la canción, mostrando cada uno sus cualidades vocales o en la ejecución de sus instrumentos, los solos de Bloomfield con la guitarra y de Auger con el órgano, son la prueba, logrando tres canciones deliciosas que espero disfrutes tanto como yo las disfruto.









Publicar un comentario