martes, 23 de julio de 2013

LOS DISCOS DE 1969. Nashville Skyline.



BOB DYLAN 
NASHVILLE SKYLINE
1969




Bob Dylan es entre otras características, un inconforme y al no ser un gran experimentador con los sonidos intenta cambiar de estilo, temáticas y formas de decir las cosas constantemente, ya había decepcionado a sus fans cuando cambió del estilo folk-acústico
 al eléctrico-roquero y apenas empezaba a convencer a la crítica y al público cuando, después de las tres grandes obras maestras Bringing it all back home, Highway 61 revisited Blonde on Blonde, les cambió la jugada a críticos y público, para desatar nuevos enconos y ataques.

El nuevo viraje fue hacia la música ranchera, country dirían los gringosy la nueva provocación empezó con un disco llamado John Wesley Harding, música de vaqueros, historias de bandoleros, paisajes bucólicos y otras cosas "inaceptables" en el gran mesías del rock.

Y ya encarrerado e ignorando las críticas produjo este segundo disco de música ranchera, sólo que este era aún más country y lo que más irritó a fans y crítica era que había dejado atrás las letras politizadas, las frases mesiánicas y la "filosofía profunda" el nuevo disco de Dylan tenía sólo canciones dedicadas al amor concreto por una mujer, los pasteles del pueblo, las muchachas granjeras y todo lo que se le antojó en uno de los discos más injustamente tratados de toda su carrera.

Pasó mucho tiempo para que Nashville Skyline fuera revalorado aunque dos de sus canciones ya eran clásicas dylanianas: Girl from the north country Lay lady lay, para mi fortuna escuché este disco sin saber nada de lo que acabo de narrar y pude gozar sin prejuicios, este disco inmensamente disfrutable de Dylan en plan de cantante de ranchero.
En Nashville todas las canciones tienen melodías muy agradables, letras sencillas y sentidas y los arreglos bien campiranos le dan una frescura insuperable, hay varias cancionísimas: To be alone with you One more night, tiernas y bellas canciones de amor; otras como Peggy Day y Country pie, como para bailar en el jaripeo, otras, canciones melancólicas como para cantar de noche junto a una fogata, mientras las reses duermen y hasta una instrumental, precisamente la que da nombre al disco.

Como a mí me gustó desde el principio, nunca pude entender por qué era considerado uno de los discos más malos de Mr.Zimmerman, pero me valía madres y hasta la fecha lo sigo degustando con gran placer.













Publicar un comentario