miércoles, 8 de enero de 2014

LOS DISCOS DE 1967. "I had too much to dream (last night)".




ELECTRIC PRUNES.
"I had too much to dream (last night)".
1967.




La sicodelia fue uno de los movimientos culturales y en especial musicales más interesantes y creativos del siglo pasado, basado en la posibilidad de interpretar la realidad desde otras formas de percepción, invocadas con el uso de drogas alucinógenas y con la finalidad de alcanzar un autoconocimiento y sabidurías que a su vez, desembocaran en una relación armoniosa con el universo, esta sería una definición esquemática y muy general de la idea sicodélica.

La música sicodélica se identifica, especialmente con las guitarras distorsionadas de Hendrix o el Clapton de Cream; con las florituras laberínticas y virtuosas de los grandes maestros del "hammond" como Ray Manzarek, Matthew Fisher o Doug Ingle, pero también con el exhuberante sonido "costa oeste" muy influido por el blues y la música folk; con el rock ácido de California, en especial Grateful Dead y con grabaciones demenciales del tipo de la obra maestra de todos los tiempos que se llama "The crazy world of Arthur Brown".





Entonces ¿por qué el disco debut de Electric Prunes es considerado una obra maestra de la sicodelia?, empecemos por tratar de definirlo y a primera instancia, la banda angelina fundada en 1965, suena ecléctica y variada, de un momento a otro aparecen influencias distintas, cambios rítmicos, variedad de instrumentos y formas vocales ricas.


Pero entre toda esta exhuberancia de sonidos, ritmos e influencias, sobresale un marcado interés por la experimentación y la búsqueda de nuevos caminos y en este aspecto tiene mucho que ver el productor Dave Hassinger, con una gran experiencia en producir discos de rock "de la nueva era", entre sus clientes estaban los Rolling Stones, Grateful Dead y Jefferson Airplane, nada más para introducir el curriculum.

Y así llegamos a la respuesta, el disco debut de las "Pasas Eléctricas" es un disco expansivo, explorador, marcador de sendas alucinadas, distintas a las que nos brinda la cotidianidad y esa era la esencia de la sicodelia, independientemente de la gran variedad de propuestas musicales que la conforman, está ese espíritu y voluntad de expandir los sentidos y la mente, y sin duda que esta grabación de la primera época de la sicodelia, logra esta expansión de los sentidos, empezando con el oído que va descubriendo sonidos inéditos y terminando con el cerebro, que procesa estos sonidos y los tranasforma en imágenes, ideas, sensaciones y muchas cosas más.



































Publicar un comentario