viernes, 27 de junio de 2008

SUELE PASAR

Hay tres tipos de canciones. Unas son las que las escuhas por primera vez, te gustan, y con el paso del tiempo te dejan de gustar ya sea porque se te pasa la emoción o porque descubres que no son tan buenas. Otras son las que al principio no te gustan mucho o nada, pero después les vas agarrando el gusto y terminan siendo de tus favoritas.
Pero hay otras que desde las primeras notas te encantan y cada vez que la escuchas te gusta más y sabes que siempre te va a gustar.
Lo anterior me paso con Soul Meets Body, gran rola de la banda de Seattle, Death Cab For Cutie.
Melodía sencilla que habla del cambio y del amor. Ojala le guste, porque a mi me encanta

Publicar un comentario