lunes, 15 de junio de 2009

I WAS READY TO BE HEARTBROKEN...

Camera Obscura
El sábado llegué al Lunario a las 21:15, la tarde había estado llena de diversión y el concierto de la banda de Glasgow, Camera Obscura, parecía ser el cierre perfecto de una velada que ya era demasiado perfecta para este redactor.
Mientras esperaba, con vaso de vino en mano, me di cuenta que no sabía qué esperar del concierto; conozco muy poco el trabajo de estos escoceses y pensé que aquello sería un momento tranquilo. Para mi sorpresa, estaba equivocado.
10 en punto, 7 tipos pasados de los 30 y ataviados al mejor estilo de los años 40/50 saltaron al escenario. My Maudlin Career, tema que da nombre al más reciente álbum de Camera Obscura, dio inicio, la respuesta del público fue inmediata. Todos estábamos excitadísimos; el Lunario pronto comenzó a despedir un calorcito agradable y los gritos de emoción no se hicieron esperar, Tracyanne (vocalista de la banda) y compañía se vieron sorprendidos (¿intimidados?) por las muestras de entusiasmo del respetable. Rápidamente, los galeses se relajaron y disfrutaron del buen mood en el que estábamos los presentes.
El sonido de Camera Obscura es difícil de definir; es rock pero es pop, algunas veces suena como a los 60s y otra parece música salida de un viejo cabaret, a veces el sonido es muy "indie" y los coqueteos con el country y el blues son algo más o menos constante. Las rolas siguieron una tras otra; el set estuvo compuesto en su mayoría por rolas del My Maudlin Career y de su predecesor del 2006 Let's Get Out Of This Country. Justamente éste tema, junto con Honey in the sun (y su estribillo referente a la Ciudad de México), French Navy, Come Back Margaret, y por supuesto, Lloyd, i'm ready to be heartbrocken, fueron las más coreadas por el respetable.
Algo chistoso es que su servidor en ningún momento paró de bailar, la música de los escoceses no es precisamente para bailar y en los discos el sonido es discreto y moderado. Sin embargo, en vivo fue totalmente diferente, el sonido era explosivo, las guitarras tuvieron más prescencia y Camera Obscura tocó con una fuerza que no se aprecia en estudio. Todas las canciones sonaron muy diferente, con más potencia, más fuerza, incluso las baladas. Los ahí presentes agradecimos aquella hora y media de excelente música, la alegría y entusiasmo que pusieron los galeses, y la felicidad que contagiaron con su música... el ambiente estuvo lleno de alegría todo el tiempo, la sonrisa no se borró de mi rostro y del de muchos en todo el concierto. Creo que todos nos fuimos satisfechos y contentos, esperemos que cumplan su promesa de volver muy pronto.
Dejo el video de French Navy, el single del nuevo disco. Si quiere saber más de Camera Obscura visite su sitio y échele un ojo a las fotos que tomé del evento. Enjoy!!

Publicar un comentario