jueves, 30 de junio de 2011

LOS DISCOS DEL '71. "Babbacombe" Lee.


FAIRPORT CONVENTION.
"Babbacombe" Lee.
1971.


En el Reino Unido la recuperación de músicas añejas estaba, no del lado de los puristas y recalcitrantes defensores de las virtudes morales del imperio, sino del de jóvenes intelectuales, universitarios y estudiosos de arte que corroboraban como el rock poseía ese don capaz de vehiculizar con energía mensajes combativos, sociales o, simplemente, historias reales o ficticias, siendo lo suficientemente apasionados para emborracharse de sabiduría voluptuosa como la que sólo el rock transmitía, no cayendo en las vulgares fauces del folk tradicional inmovilista y senil...Por entonces empezaron a surgir brujas, duendes, hadas, doncellas mancilladas, malvados y pendencieros hechiceros, príncipes y demás ingredientes de leyenda que poblaban las letras y los dibujos de las portadas de los discos de Steeleye Span, Incredible String Band, Pentagle, Tir Na Nog, Magna Carta, Amazing Blondel y otras formaciones esforzadas en acercar el pasado y su mitología al presente musical cargado de fuerza y tensión. Los mejores, el motor de toda esta pequeña revolución sonora en los castillos de la vieja Inglaterra eran los Fairport Convention, un joven artilugio provisto de violines, mandolinas, dulcimeres, cellos, arpas, acordeones, melodeones, panderetas, pianos y, por supuesto, el sistema métirco del rock, bajo, guitarra y batería. *

El texto anterior, de la autoría de Juan Vitoria, retrata de forma inmejorable la esencia de la Convención y del Rock-Folk Británico en general, mucho más interesante y creativo que el de otras partes del orbe y sirve de introducción para comentar otra obra maestra de la banda londinense que para muchos es la inventora del género, "Babbacombe" Lee, disco de 1971, cuando Fairport era un cuarteto formado por la "base" del grupo Simon Nicol y Dave Swarbrick, en cuerdas de distintos tipos, más el que se iba convirtiendo en el baterista definitivo, Dave Mattacks y Dave Pegg en bajo y mandolina.

Lo interesante de esta grabación está en el formato "temático" o "conceptual", donde todas las canciones están ligadas por una temática común o todas juntas van narrando una historia, este último es el caso de Babbacombe, que cuenta la historia de John Lee, un condenado a la horca por el asesinato de su patrona, que tuvo que ser indultado por la inusual y milagrosa circunstancia de que la trampilla del patíbulo en el que iba a ser ahorcado, no funcionó en tres ocasiones y este hecho le otorgaba el indulto automático a quien le sucediera, estamos hablando de los finales del siglo XIX.



Los Fairport se interesaron en la historia y crearon una especie de historia contada y cantada que derivó en una serie de magníficas canciones compuestas casi todas por la banda, sin créditos particulares o una larga canción que va mudando de melodía, rítmica y ambiente, producido este último por la dotación instrumental, pero en cualquiera de los casos, el que escucha se encuentra con una obra de extraordinaria coherencia, sin altibajos, que conserva el espíritu y la causa, que recrea ambientes e historias pasadas y las actualiza de forma tan sutil que es difícil distinguir si son piezas de reciente creación o viejas baladas rescatadas del baúl de las bisabuelas.

De modo mi querido lector(a), que es una grabación del todo recomendable para culaquier tipo de oyentes y amantes de la música, accesible pero no simplona, disfrutable en cualquier momento y estado de ánimo y lo mejor es que no está descatalogada, hay edición en CD circulando, yo la acabo de conseguir después de una década de buscarlo y, creo sincera y firmemente que es un disco indispensable en toda discoteca de rock que se respete.


Aquí se descarga el disco.












Publicar un comentario