martes, 21 de junio de 2011

LOS DISCOS DEL '71. Sticky Fingers.



THE ROLLING STONES.
"Sticky Fingers".
1971.



¿Qué tiene en común éste disco con "Teenage Head", además del año en que fueron editados?, en primer lugar, que son dos discos que abordan géneros similares: rock, blues, country y pop, en segundo y principalmente, que son dos discos hechos a contracorriente que además era una corriente muy fuerte que venía arrasando con todo y llevaba aguas sicodélicas y progresivas, es decir, rock de mucha elaboración, efectos especiales, texturas sobrepuestas hasta el barroquismo, experimentos melódicos y armónicos, en contraste con la sencillez de estas dos joyas roqueras "puras".

Fue el primer disco de los Stones en su propio sello y la primera vez que apareció el famoso logo de la lengua; fue también el primer disco de los Rolling que alcanzó primer lugar de ventas a ambos lados del Atlántico y la canción con que abre, "Brown Sugar", fue primer lugar de popularidad en Estados Unidos y muchos países de Europa.


Haz click sobre la imagen para ampliarla.


Es un disco atípico de acuerdo a lo que había estado haciendo "La banda más grande del mundo", porque incluye alientos de metal que le dan a varias piezas un aire soulero y que tiene que ver con qué en esos tiempos estaban deslumbrados con las grabaciones de James Brown y Otis Redding, además de la utilización de arreglos de cuerdas, que hacía tiempo no usaban, también contiene una dosis mayor de la acostumbrada de country rock, gracias a la influencia de Gram Parsons en Keith Richards.

Mucho tienen que ver en la vena blusera, roquera y soulera, los invitados de lujo que participaron en este espléndido banquete de música sencilla, de gran emoción y provocadora de estados de ánimo de gran intensidad, los susodichos compañeros de ruta de los Stones fueron Bobby Keyes en sax; Jim Price en trompeta; Nicky Hopkins en piano, Billy Preston en órgano; y Ry Cooder en guitarra, mención especial merece Mick Taylor quien aunque no era invitado, sino parte de la banda de reciente ingreso, hace un trabajo sobresaliente con su guitarra solista y le dió al sonido Rolling un toque especial.

Por último, el banquete tiene como menú una decena de canciones de gran inspiración y sólida estructura, muchas de ellas (más de la mitad) se convirtieron en clásicas de la obra stoniana y del rock en general ("Brown Sugar", "Wild Horses", "Bitch", "Can't you hear me knocking", "Sister Morphine", "Dead Flowers" y "You gotta move", ¿se necesita mayor recomendación para tenerlo en la colección?


Aquí se puede descargar el disco.











.
Publicar un comentario