viernes, 12 de febrero de 2010

ROCK MEXICANO. Viaje al Espacio Visceral.


 

BRISEÑO, HEBE, CARRASCO Y FLORES.
"Viaje al Espacio Visceral".
1981.







Guillermo Briseño, nacido en la Gran Chilangotitlán (Cd. de México) en 1945, empezo a tocar el piano a los tres años, aunque usted no lo crea y tomó clases formales del instrumento desde los ocho, en su adolescencia, contrajo el virus del rock 'n' roll y nunca se libró de él, convirtiéndose en un enfermo crónico, a los 16 formó su primera banda de rock, llamada Los Masters.

El resto de los sesentas los pasó tocando con varios grupos, incluido "Soul Force", banda que lidereaba Javier Bátiz, en 1970 formó "Cosa Nostra" un grupazo de soul y funk que grabó dos discazos, hoy inconseguibles, con esta banda, viajó a varios países de América y terminó haciendo una larguísima gira por la Unión Americana, regresó en 1975 y en el '77 formó un nuevo grupo "Briseño Carrasco y Flores", posteriormente se incorporó la cantante argentina Hebe Rosell y con esta formación grabaron el disco que hoy nos ocupa.

SOBRE EL NACIMIENTO DEL DISCO.

Esta vez el embarazo duró poco, así que se teme que el sonido producido durante el parto pueda descontrolar de por vida a quien lo escuche...En este sentido, el trabajo durante un año como trío, las sesiones etílico-profilácticas para escribir las letras de varias canciones con José Manuel Pintado, la renovada inmersión en la televisión, esta vez por conducto de RTC, el contacto con la gente del canto politizado, la aparición de Nuestra Señora de Hebe...

El anterior es un extracto de la presentación que Briseño hacía en esos tiempos de este disco y resume su trayectoria más reciente, la formación del trío con Carrasco y Flores, la invitación para conducir un programa de TV, la asociación con el poeta José Manuel Pintado, que le andaba haciendo al Peter Sinfield o al Keith Reid, su contacto con los músicos del "canto nuevo", el encuentro con Hebe Rosell con la que hizo pareja artística y de vida por muchos años.

No se si el disco se vendió muy bien o muy mal, pero lo más seguro es lo segundo, más lo cierto es que, a los buscadores de nuevas experiencias sonoras nos impresionó, era verdadero rock en español, con letras que trascendían las habituales letritas sosas de los roqueros, las letras de este disco no sólo aspiraban al uso decoroso y hasta artístico del idioma, sino que además hacían crítica social y eso, eso era muy impresionante.

La música, es rock directo sin grandes pretenciones, nada que ver con la complejidad del progresivo, tan en boga por esos días, ni con la sicodelia, que recientemente se había retirado de la escena, pero a su favor tenía, la frescura, la energía y el oficio de los músicos, el disco nunca fue remasterizado para editarlo en CD, así que hoy es, un inconseguible, que si viviéramos en donde se le tuviera más aprecio a la historia cultural en general y a la del rock nacional, este sería todo un clásico con varias reediciones.



Publicar un comentario