miércoles, 25 de enero de 2012

LOS DISCOS DE 1972. The Slider.



T. REX.
"The Slider".
1972.




Marc Bolan era un joven talentoso, eso saltaba a la vista, pero también era ambicioso y no estaba en el Rock para ser uno más, tener unos cuantos éxitos y desaparecer del mapa discográfico y de la memoria del auditorio, un día encontró una fórmula bastante original que le permitía distinguirse del montón, su boogie sicodélico, sazonado con atractivos coros, extrañas percusiones y guitarras electrizantes, fue el vehículo que lo hizo famoso y a su banda Tyrannosaurus Rex, la más notable curiosidad en la escena londinense de los últimos años de la década sesentera.

De 1968 al '70, grabaron tres álbumes siendo en realidad un dueto formado por Bolan y Steve Peregrin Took en percusiones variadas y exóticas, más compañía de ocasión, a partir de 1970, Bolan despidió a Took y reclutó a Mickey Finn, para hacer su cuarto disco, después acortó el nombre del grupo a T. Rex y el despegue inició.

Los setentas fueron los mejores y peores años para Bolan: los mejores porque se volvió rockstar de primera línea y dejó huella indeleble en la historia del rock inglés, los peores, porque murió en 1977, en un accidente de tránsito, pero cinco años atrás, en 1972, la "T.Rexmanía" estaba en su apogeo en las dos orillas del Atlántico y Bolan inspiraba a muchos jóvenes roqueros, en éste contexto apareció en el verano del citado año: "The Slider", grabado en París y Copenague, bajo el cuidado y producción de Tony Visconti, quien ya había desempeñado ese "rol" en los primeros discos de la banda.

The Slider se convirtió en uno de los álbums más vendidos del año en U.K y U.S.A., "Telegram Sam" y "Metal Guru", llegaron ambas al primer lugar de ventas en Reino Unido, pero eran sólo las piezas comerciales, el disco tenía muchas sorpresas: baladas tiernas y lánguidas, además de canciones inequivocamente roqueras, propietarias de una gran energía y las típicas letras de Bolan, decadentes, sórdidas, corrosivas y metafóricas.

En "The Slider" se conjugan y equilibran las dos principales cualidades de la banda: la maestría para crear piezas de orfebrería sónica y la espontáneidad que no permitía demasiado refinamiento ni detallismo, se dice que nunca hacían más de tres tomas para grabar una pieza, pero haya sido como haya sido, resulta que inmediatamente fue un clásico, condición que se consolidó con el paso del tiempo y hasta hoy, sigue siendo emblema del "glam rock" y de la música de rock setentera. 

Si te interesa poseer ésta joya de colección, se recomienda la edición de 2002 que consta de dos CDs, uno con "The Slider" y el otro con "Rabbit Fighter" o el "Slider alternativo", con piezas que quedaron fuera y tomas alternas de las que sí se incluyeron, es un lujo, pero si eres fan de Bolan, de T. Rex, del Glam Rock, roquero irredento o simple melómano, te lo mereces.












Publicar un comentario