jueves, 8 de marzo de 2012

LOS DISCOS DE 1972. So far.



FAUST.
"So Far".
1972.






El disco debut de Faust daba, por encima de cualquiera otra impresión, la de ser un disco caótico y no por falta de ideas o talentos, sino porque esa era la intención, porque es "el disco" del Kraut, su manifiesto explícito e implícito, su compendio y síntesis.

Las comunas juveniles alemanas de Munich, Colonia, Düseldorf, Frankfurt y Hamburgo, eran muy distintas de las norteamericanas pacifistas y naturalistas, las alemanas fueron el producto de la congregación de estudiantes universitarios, intelectuales anarquistas y artistas radicales, muy politizados y muy activos, en ellas germinó la semilla de grupos como la Fracción del Ejército Rojo o la Banda Baader-Meinhof, pero también la de los grupos de rock alemanes más notables y más radicales.

Ese radicalismo, dicen los historiadores, dislocó los conceptos vigentes en el rock inglés y "gringo", y a la vez los incomodó, los hizo despertar y les dió impulso, la invasión bárbara germánica, como en tiempos del Imperio Romano, cambió al sistema, el elegante, fino y sofisticado rock, sobre todo inglés, tuvo que recordar, al escuchar el krautrock, que el rock era iconoclasta de nacimiento.

Para su segundo disco Faust, ya no tenía la virulencia del primero ni el caos como guía, estructura y fin y sin perder el espíritu rebelde-exploratorio-experimentador, plasmaron una obra maestra donde, siguiendo sus principios, al mismo tiempo que los llevaban adelante, se mostraron como músicos altamente competentes y no solo manifestantes que protestan.

Por ejemplo: el disco empieza con "It's a rainy day, Sunshine girl", hipnótica, con una guitarra frenética y minimalista reforzada por el canto repetitivo de principio a fin, en ella los "Faust", se refieren a las vanguardias musicales europeas del siglo XX, como el mencionado minimalismo y de paso reivindican a uno de los pocos rockers anglos con los que podían identificarse, sí, por supuesto que hablamos de Lou Reed.

Luego, parecen decirle a las bandas progresivas de toda Europa: ¿quieren una muestra de rock progresivo, ortodoxa, equilibrada y virtuosa? aquí tienen "On the way to Abamae", pero no piensen que vamos a seguir con eso, era solo una muestra, lo nuestro es lo que sigue y viene una pieza que para nada desentonaría en su disco debut, "No harm" se llama la susodicha.

Después un track que reivindica al funk, ese ritmo grasoso, abiertamente sexual, retador y barriobajero, "So far", la que contradiciendo las normas de cómo hacer un disco, dando nombre al álbum sin ser la más llamativa, la que va a pegar, la que se hizo para single y criterios por el estilo, "So far" es funk, pero funk a lo Faust.

Ya entrados en calor, la desquiciada "Mamie is blue", obsesiva y deprimente; la burlona, lunática y "zappiana" "I've got my car and my TV"; el jazz perezoso y descuidado, abiertamente provocador de "Picnic on the frozen river"; "My lack space", dadaísta, minimalista, noísta, absurdista y toda la gama de las vanguardias artísticas del siglo; y cierra con "...In the spirit", extraña e inclasificable, un detalle no siempre observado es que, prácticamente no hay espacio silencioso entre una pieza y otra de manera que el disco suena como una única y larga suite  de locos y para locos.



 


 


 


 


 





Publicar un comentario